4 de enero de 2013 / 04:02 p.m.

Los detenidos revelaron que en una estética y en parte de la avenida Vasconcelos tenían los puntos de distribución de mariguana.

 

San Pedro.- Las autoridades estatales lograron la detención de tres presuntos narcodistribuidores en el municipio de Santa Catarina que con el paso de los interrogatorios terminaron por confesar que forman parte de una red de vendedores de droga que opera en el centro del municipio de San Pedro; lugar que hasta ayer se creía ‘blindado’.

La detención de Goretty Guadalupe Garza Flores, de 18 años; Beatriz Irasema de León Roque, de 22, y José Luis Castro Castillo, de 34, desmenuzó la red de vendedores de mariguana en una estética y parte de la avenida Vasconcelos.

Según el informe difundido por las autoridades de la Agencia Estatal de Investigaciones, la detención ocurrió el pasado 5 de diciembre de 2012 en calles de la colonia Prados del Rey, en el municipio de Santa Catarina.

En este sitio se detuvo a cinco jóvenes que viajaban en un vehículo Nissan modelo Tsuru, en color celeste del año 1988 y sin placas.

Aquella ocasión se encontró en el vehículo la cantidad de 43 bolsas transparentes con hierva verde, presuntamente mariguana; 20 cartuchos hábiles calibre 38 especial y siete equipos de comunicación.

Las dos mujeres confesaron estar trabajando bajo las órdenes y supervisión de Castro Castillo, alias ‘El Pini’, quien tiene más de cuatro años trabajando para el Cártel de Los Beltrán Leyva.

En el informe las autoridades destacaron que ‘El Pini’ controlaba la venta de droga en la avenida Vasconcelos, desde Corregidora hasta Humberto Lobo; mientras que las dos mujeres trabajaban en puntos distintos.

Garza Flores vendía la droga en Vasconcelos y Juárez; mientras que De León Roque vendía el producto en una boutique ubicada en Vasconcelos. Ambas recibían un pago de cinco mil pesos por sus servicios. ‘El Pini’ controlaba las actividades de estas dos mujeres.

El informe destaca que el día de la detención había cinco personas en el automóvil, pero que dos de ellas estaban limpias y sus actividades no tenían relación con los presuntos delincuentes.

REDACCIÓN