Con información de Reuters. Redacción.
1 de marzo de 2012 / 02:49 p.m.

En negocios como el de Hiromi Kawase, es donde después de trabajar algunas personas se relajan con un gato y una taza de té. Sin embargo, esto parece ir a la baja en los cat-cafe de Tokio.

Una modificación a la Ley de Protección Animal de Japón, que entrará en vigor el 1 de junio, forzará el cierre de estos negocios a las 8 de la noche.

“Hay una nueva revisión que dice que a las 8pm los gatos se deben encerrar y alejarse de los clientes, para cerrar la tienda”, dijo Kawase.

“Todo mundo sabe que por las tardes los gatos están de buen humor. No entiendo porque ignoran esto, es muy extraño.”

El gobierno asegura que el objetivo consta en reforzar las políticas de protección a los animales.

El café de Kawase es un negocio de 24 horas. Sus puertas cierran a las 10 pm, pero Kawase indica que muchos clientes llegan del trabajo cerca de las 8 de la noche y se quedan hasta el cierre.

“Si no veo a los gatos, entonces, no vendré. Desde luego que vengo al café porque sé que hay gatos aquí”, declaró el aficionado a los gatos Tatsuo Karuishi.

“Es un gran lugar, calma el estrés de la vida laboral. Pero si esta ley interfiere, ese goce desaparecerá, sería una verdadera pena”, alega Ayumi Sekigushi de 23 años.

Karuishi and Sekigushi visitan el café al menos dos veces por semana y usualmente llegan a las 8 pm.

Mientras Kawase dice que perderá ganancias debido a la reducción de horas de trabajo, asegura que el futuro de sus gatos es lo que más le preocupa.

“Si nuestro negocio cierra por dos horas, y perdemos dos horas de beneficios, por su puesto que nos afectará, pero afectará también a los gatos. Ya sabes, el comprar todas las cosas que necesitan para que crezcan sanos”, indicó.

Los visitantes del café de Kawase pagan cerca de 1,000 yenes ( 12 dólares) por hora para jugar con cualquiera de los 24 gatos.