2 de octubre de 2013 / 09:07 p.m.

El choque que sostendrán este jueves los Cafés de Cleveland cuando reciban a los Bills de Búfalo, es uno de los que destacan al inicio de la fecha cinco de la Liga Nacional de Futbol Americano (NFL), aunque al inicio de la temporada lucía poco atractivo.

Con este encuentro que se disputará en el First Energy Stadium arrancará la quinta fecha de la temporada regular, y a él los dos equipos llegan con triunfos en sus anteriores cotejos: Cleveland derrotó 17-6 a los Bengalíes de Cincinnati, y Búfalo sorprendió al doblegar a los campeones Cuervos de Baltimore por 23-20.

Ambos equipos llegan con idéntica marca, dos triunfos a cambio de dos descalabros, pero la forma en que han logrado este récord es totalmente diferente: mientras que Cleveland llega con dos victorias en fila, tras iniciar con dos fracasos; los Bills han mostrado irregularidad, pues hasta ahora han ido intercambiando victorias y derrotas.

Para esta campaña ambos cuadros presentan caras nuevas, en especial en el puesto de mariscal de campo, ya que Búfalo sorprendió al dejar libre a su anterior mariscal, Ryan Fitzpatrick, quien fue contratado por Titanes de Tennessee, y jugársela con el novato E.J. Manuel, quien proviene de los Seminoles de la Universidad Estatal de Florida.

Mientras, por Cleveland súbitamente descubrieron que tenían un buen mariscal de campo en el sustituto Brian Hoyer.

En el caso del novato Manuel, sus números hasta ahora son bastante aceptables, pues ha completado 74 de los 130 pases que ha realizado, lo que representa 56.9 de efectividad para una ganancia de 856 yardas con cinco de esos envíos para touchdown, y ha sido interceptado en tres ocasiones.

Si bien ha ido demostrando avances semana a semana, Manuel tuvo la fortuna de caer en un equipo que le simplifica mucho su accionar, ya que no carga con toda la responsabilidad de la ofensiva al contar con la segunda mejor ofensiva terrestre de toda la Liga.

Búfalo tiene la ventaja de contar con dos corredores de bola muy confiables: C.J. Spiller y Fred Jackson, quienes combinan sus esfuerzos para lograr que los Bills ganen 152 yardas por vía terrestre en cada partido que han disputado, y arriba de ellos sólo está la escuadra de las Águilas de Filadelfia, que logran 198.2 yardas por carrera en cada encuentro.

El reto que tendrá enfrente la escuadra de Búfalo será muy grande, ya que enfrentan a una de las mejores unidades defensivas de toda la Liga, pues es la octava en cuanto a puntos permitidos por partido con 17.5.

Además, es la tercera en yardas totales permitidas por encuentro con 291.1, la novena mejor defendiendo el pase al tolerar 212.5 y la cuarta mejor para detener la carrera, pues sus oponentes hasta ahora han logrado recorrer 9 yardas por partido.

A su vez, el mariscal de campo de Cleveland, Brian Hoyer, es ejemplo de que quien sabe ser paciente tarde o temprano le llega su oportunidad, pues previo a estar con este equipo militó en Patriotas de Nueva Inglaterra, Acereros de Pittsburgh y Cardenales de Arizona, con los que vio muy poca actividad.

Tal parece que la llegada de Hoyer era la pieza que le faltaba a Cleveland, pues desde entonces los Cafés han triunfado en los dos cotejos en los que arrancó como titular, logrando un gran entendimiento con su ala cerrada Jordan Cameron, quien es el mejor receptor del equipo.

La gran debilidad de los Cafés es su ataque terrestre, el cual es de los peores de toda la liga pues apenas puede generar 76 yardas por encuentro, lo que deja toda la responsabilidad en el juego aéreo tanto para mantener vivas sus series ofensivas como para lograr las anotaciones.

Finalmente habrá que esperar que el duelo entre Bills y Cafés sea de pocos puntos, donde la posición de campo determinará quién tendrá las mejores oportunidades de anotar y, por ende, de salir con el triunfo que les permita seguir soñando con tener al menos una temporada ganadora.

NOTIMEX