Reynaldo Ochoa
10 de junio de 2013 / 01:13 p.m.

 

 

Apodaca • Salir a jugar a la calle le costó la vida a un pequeño de seis años de edad, quien la tarde del domingo murió atropellado por un conductor que se dio a la fuga. Sin embargo la ira de los vecinos fue en contra de las autoridades y cuerpos de rescate que demoraron más de 40 minutos en llegar, pese a que el menor resistió con vida durante casi media hora.

Sentimientos encontrados tuvieron familiares y vecinos del pequeño Carlos Alberto Rabeles Saucedo…

Primero el que les causó el atropello del menor por parte del conductor de un vehículo que no pudo ser identificado y que se dio a la fuga, pero que presuntamente habría sido detenido horas más tarde en el municipio de San Nicolás.

‘Carlitos’ como era conocido en la cuadra, en realidad no vivía en el número 334 de la Calle Cactus, de la colonia La Enramada, y en la que se encontraba ayer, sino más bien era el domicilio de su tía, quien lo cuidaba todos los días, desde que sus padres se separaron quedando bajo la custodia de su madre y que lo dejaba encargado para poder salir a trabajar.

En segundo lugar la indignación que les ocasionó la tardanza de los cuerpos de rescate y elementos de Seguridad del municipio de Apodaca y Cruz Roja, quienes arribaron al lugar 40 minutos después de los hechos ocurridos cerca de las 19:00 de ayer, pese a las constantes llamados de los vecinos a los números de emergencia.

Una vecina que pidió ser sólo identificada como Rosalba, pues pidió el anonimato, explicó que: “Varios vecinos estuvimos marcando al 060, pero nunca llegaron, se tardaron cuarenta minutos, Carlitos estaba vivo, como 30 minutos, le hablábamos, y nos respondía y movía los ojos, yo le decía, aguanta niño, y él me decía: No, no me llamo niño, me llamo Carlitos”.

Los habitantes de la zona alegaron que los primeros en llegar fueron los elementos de Tránsito del municipio y después la Cruz Roja, que sólo checó los signos vitales y confirmó el deceso del menor, y al último, los policías.

“Se nos acercó un comandante y nos dijo, miré señora, no fue nuestra culpa, se nos ponchó una llanta, y yo sólo le dije, a poco era la única patrulla”, exclamó otra vecina del lugar.

Tres horas después, los elementos de Policía reportaron que un conductor había sido detenido en San Nicolás y que era investigado por el atropello del pequeño ‘Carlitos’, pero al tratarse de un presunto no se podían proporcionar el nombre del mismo, el cual fue trasladado a la corporación de Apodaca para continuar las indagatorias, que seguían hasta la noche de ayer.