2 de enero de 2013 / 03:43 p.m.

Monterrey  Antes de entregar el poder al presidente Enrique Peña Nieto, su antecesor Felipe Calderón Hinojosa cerró su gestión con un acto de ilegalidad que convirtió en legítimas las operaciones de empresas casineras que operaban al amparo de personajes de alto nivel en la Secretaría de Gobernación.

Después del incendio del Casino Royale, que puso los reflectores de todo el país sobre el desorden administrativo y la corrupción con que operaba la Dirección de Juegos y Sorteos de la Segob, hubo una respuesta declarativa intensa, que culminó a fines de septiembre de 2011, cuando el entonces titular de la dependencia, Francisco Blake Mora, advirtió que no se otorgaría un solo permiso más para la apertura de centros de apuestas en el país.

Todo quedó en palabras. Fuera de horario, el último día del sexenio, Gobernación puso en línea cambios en su página web de Juegos y Sorteos y atribuyó su origen a una “resolución administrativa”. Los cambios significaron conceder licencias para operar casinos a las empresas Producciones Móviles, SA de CV y Exciting Games, S de RL de CV.

Ambas personas morales existían con anterioridad: Exciting Games se constituyó en febrero de 2006 y Producciones Móviles en noviembre del mismo año. Pero sólo habían funcionado como operadoras, es decir, para trabajar tenían que estar asociadas con un licenciatario legal, que en su caso fue Entretenimiento de México, SA de CV (EMEX).

Pero según consta en una denuncia que esta última compañía presentó ante el Ministerio Público, su asociación con Producciones Móviles duró de 2008 a enero de 2011, y la alianza con Exciting Games terminó incluso antes, en septiembre de 2010. De modo que la operación continuada de sus casinos se hizo sin contar con una licencia de apoyo.

EMEX denunció ante Gobernación en repetidas ocasiones que ambas personas morales seguían lucrando ilegalmente con la licencia de EMEX, pero no obtuvieron respuesta, lo que les hizo suponer que los propietarios tenían conexiones de muy alto nivel, algo que quedó claramente demostrado con el otorgamiento a las dos empresas de sendas licencias de operación, con vigencia de 25 años.

Y según la denuncia mencionada, en el otorgamiento de la licencia hubo más irregularidades: por ejemplo, para obviar los trámites requeridos que establece el artículo 21 del Reglamento a la Ley de Juegos y Sorteos, los funcionarios de Gobernación sólo crearon, sin facultades expresas para ello, dos clones de la licencia de EMEX: la licencia de esta empresa es la DGAJS/SCEVF/P-06/2005. La documentación actual dice que a Exciting Games se le concedió la licencia DGAJS/SCEVF/P-06/2005-Bis, y a Producciones Móviles la DGAJS/SCEVF/P-06/2005-Ter. Bajo los nuevos permisos, Exciting Games puede operar siete casinos, y Producciones Móviles puede operar 40.

Los representantes de EMEX denunciaron que mientras a esta razón social le ha costado siete años de trámites y pagos la explotación y ampliación de su licencia, a sus dos ex asociados no les costó nada el disponer de licencias con las mismas atribuciones que las de EMEX.

Señalan asimismo que los nuevos permisos se concedieron a personas de dudosa calidad moral. Por ejemplo, la denuncia dice que terminaron su sociedad con Producciones Móviles “por el mal control de legalidad con que se desenvolvía esa persona moral, incluyendo el de mantener entre sus socios a personas relacionadas con la delincuencia organizada”.

El 18 de octubre de 2012, el juez 37 de lo Penal, Francisco Javier Valdés Rivera, ordenó aprehender a Alfredo Moreno Quijano, accionista primario de Exciting Games, por presunto fraude genérico. A esta orden le acompañó, el 5 de diciembre, una alerta migratoria contra el mismo personaje.

Y en abril 12 de 2012, el juez quinto de Distrito en Materia Penal en Nuevo León, Jesús Salvador Fraustro Macareno, dictó orden de aprehensión contra los actores principales de tres operadoras de casinos, una de ellas Producciones Móviles. El cargo fue participar en juegos de azar con cruce de apuestas prohibidos por la ley y el caso estaba ligado al casino Riviera, antes llamado Palazzo, ubicado en Guadalupe.

Cinco días después, el juez segundo de distrito en Materia Penal, Eduardo Javier Sáenz Hernández, dictó una nueva orden de aprehensión contra Raúl Rocha Cantú y sus socios, esta vez los operadores del casino Malibú, antes Fantastic, instalado en San Nicolás. La orden de aprehensión incluía a los socios de Producciones Móviles.

Para los representantes de EMEX, todo el caso evidencia que a los socios de las dos antiguas operadores los protegía y los protege alguien con mucho poder, puesto que se avaló su funcionamiento cuando no tenían licencia, y a pesar de las órdenes de aprehensión contra sus socios principales, se les premió con licencias plenas de funcionamiento sin pasar por los trámites requeridos.

Según esta empresa, lo único bueno dentro de todo el caso es que la denuncia presentada por EMEX el 7 de diciembre de 2012 contra el ex secretario de Gobernación Alejandro Poiré y demás funcionarios vinculados a la emisión de permisos y licencias, está corriendo su curso.

Claves

De último minuto

- Fuera de horario, el último día del sexenio, Gobernación puso en línea cambios en su página web de Juegos y Sorteos y lo atribuyó a una “resolución administrativa”.

- Los cambios significaron conceder licencias para operar casinos a las empresas Producciones Móviles y Exciting Games.

- Ambas empresas existían, pero sólo habían funcionado como operadoras, es decir, para trabajar tenían que estar asociadas con un licenciatario legal, que en su caso fue Entretenimiento de México, SA de CV (EMEX).Esta última empresa denunció que las compañías seguían lucrando con la licencia de EMEX.

— REDACCIÓN