13 de junio de 2013 / 08:31 p.m.

Ciudad de México • El gobernador de Tabasco, Arturo Núñez, calificó como un "latrocinio criminal" el desfalco cometido durante la administración de Andrés Granier en la entidad y aseguró que las acusaciones no tienen tinte partidista, sino son un asunto de honestidad.

Entrevistado luego de reunirse con el subsecretario de Gobierno de la Secretaría de Gobernación, Luis Enrique Miranda, el mandatario estatal recordó que incluso el gobernó federal hizo señalamiento sobre el manejo presupuestario en el sector salud en Tabasco, por lo que no se trata de un asunto exclusivo donde el gobierno perredista que el encabeza acuse a su antecesor.

Interrogado respecto si considera que Andrés Granier estará tras las rejas, Arturo Núñez dijo: "eso ya me lo preguntaron, qué cómo veía al ex gobernador en cinco años, en cinco años lo veo en la cárcel".

Núñez Jiménez consideró que en el gobierno de su antecesor hubo una conducta reiterada de mal manejo de recursos y calculó en 2 mil 400 millones de pesos el monto del desfalco y que si bien Granier no fue implicado en las investigaciones de la procuraduría tabasqueña, era muy difícil que el entonces mandatario estatal no se percatara.

"Hay problema de latrocinio, de robo descarado, de saqueo abierto de los recursos públicos" en Tabasco, reiteró el gobernador Núñez.

El gobernador aseguró que en su encuentro con el subsecretario de Gobienro, Luis Enrique Miranda, no se habló de Andrés Granier, sino de asuntos de protección civil.

LORENA LÓPEZ