6 de mayo de 2013 / 12:22 p.m.

Margarita Arellanes arrasó ayer en las votaciones para elegir consejeros estatales del PAN, pero su grupo, la División del Norte o Los Margaritos  fracasó en su intento de tomar el control del órgano directivo, que mantuvo la llamada Neocúpula.

El gran damnificado fue Fernando Larrazabal y su grupo, pues no logró colarse en la lista final, lo cual fortalece las versiones sobre un distanciamiento con sus antiguos aliados, Raúl Gracia Guzmán y Zeferino Salgado Almaguer.

Tras una contienda en la que mil 640 delegados votaron en forma electrónica, la secretaria general del Comité Ejecutivo Nacional, Cecilia Romero, dio a conocer la lista de 60 integrantes del Consejo albiazul para el período 2013-2016.

Y si bien el primer lugar lo obtuvo la alcaldesa de Monterrey, con mil 233 votos, las siguientes 8 posiciones fueron de gente afín al senador Raúl Gracia, quien se marchó de Cintermex antes de conocerse los resultados oficialmente.

La Neocúpula acaparó 35 posiciones, en tanto que la División del Norte se quedó con 25 lugares, una cantidad que tomaron como triunfo, ya que el Consejo anterior era integrado exclusivamente por allegados a Gracia, Zeferino Salgado y Larrazabal.

Esta numeralia fue anticipada por Gracia horas antes de la votación, y arremetió contra del nuevo grupo al considerar que traicionaron el apoyo que se les dio para ganar elecciones en 2012, y advirtió que el partido se debilita con este hecho.

“Después de 2003, que fue la gran debacle de Acción Nacional en Nuevo León, se tomó la decisión de trabajar para unir al partido. En esa época había una fractura muy fuerte, había un partido quebrado económica y políticamente, y se trabajó para unir al partido.

“El día de hoy (ayer) más allá de cualquier resultado, lamentablemente regresaremos a esa etapa de 2000 y 2003 donde no había un proyecto único (…), cuando son varios proyectos, se convierten en proyectos personales”, recriminó.

Sin fijar destinatario, el senador de la República lanzó un mensaje para aquellos que aspiran contender por la gubernatura de Nuevo León en la elección de 2015: “entiendan que un partido unido les garantiza a ellos llegar a ese puesto”.

Gracia Guzmán puso de ejemplo al municipio de San Nicolás, al que consideró más fuerte dentro del panismo local, para ejemplificar que su poder radica en que siempre existe unidad en torno a un proyecto.

“Como dicen en Estados Unidos, si no está roto, no lo arregles. Creo que el PAN de Nuevo León no tiene ningún problema, no hay por qué arreglarlo”, refirió.

Inmediatamente después de la alcaldesa regia, su homólogo de San Nicolás, Pedro Salgado, obtuvo mil 115 votos a su candidatura, seguido de Mariana Mancillas Cabrera, esposa de Gracia Guzmán; el ex alcalde Felipe de Jesús Cantú; el secretario general del PAN en el estado, Mauro Guerra Villarreal; el Oficial Mayor del Congreso, Baltazar Martínez, el ex alcalde nicolaíta Carlos de la Fuente; Tomás Macías, y el diputado federal Víctor Fuentes, todos impulsados por la Neocúpula.

Los mejores posicionados por la División del Norte fueron el alcalde de Santa Catarina, Víctor Pérez; uno de los líderes del movimiento, Iván Garza Téllez; Ernesto Chapa Rangel, Héctor Castillo Olivares, Marcos Mendoza y David Gutiérrez, estos últimos en la nómina de Monterrey.

Arellanes fracasó en su intento de colar a incondicionales como Gregorio Hurtado, contralor municipal; Sandra Pámanes, secretaria del Ayuntamiento y José Miller, director de Eventos.

Pese a ello, celebró el resultado.

“Había por ahí algunas especulaciones y vemos que se han quedado atrás, somos un partido fortalecido, unido y que entendemos que esta es una contienda interna política que hoy (ayer) queda atrás”, presumió.

Por su parte, Pedro Salgado destacó que el PAN cuenta ahora con un consejo plural que lo fortalece como partido.

“Demuestran lo que siempre ha habido en Acción Nacional; unidad, diferentes liderazgos al interior del partido, creo que es un consejo plural y en este sentido creo que el único que sigue ganando es Acción Nacional”.

Luis García y Reynaldo Ochoa