21 de mayo de 2013 / 01:17 p.m.

Guadalupe • Aunque la reestructuración de rutas del transporte urbano a raíz de la construcción de la Línea 3 del Metro implica un riesgo, los transportistas están dispuestos a hacerle frente, dijo el presidente de la Asociación de Transporte Público de Pasajeros de Nuevo León AC, Hernán Martínez Garza.

Indicó que la productividad de las rutas camioneras en la zona donde se instalará el Metro ha sido calculada y un cambio podría generar pérdidas. Sin embargo, la idea de los empresarios del transporte es mejorar el servicio, dando eficiencia y rapidez, lo que generará beneficios para el usuario, transportistas y gobierno, señaló.

Milenio Monterrey publicó ayer que según el estudio de costo-beneficio de la Línea 3 del Sistema de Transporte Colectivo Metrorrey Macroplaza-Apodaca, que realizó el Gobierno del Estado, implica la salida de 80 por ciento de las unidades de transporte urbano que transitan por la zona de construcción, que comprende a los municipios de Monterrey, San Nicolás y Apodaca.

Martínez Garza señaló que en la zona norte ya pasaron por esa etapa cuando se construyó la Línea 1, y ya aceptaron la misma situación en torno a la Ecovía Lincoln- Ruiz Cortines. Consideró que la estructura de rutas que tienen actualmente podría ser mejor si los alcaldes se interesaran más en el desarrollo urbano, ya que hasta la fecha han dejado este servicio en segundo plano.

Respecto a la víspera de que venza el plazo acordado entre el Estado y los transportistas para definir si se elimina o no el descuento por transbordos, Martínez Garza dijo que esperan que el Gobierno les notifique su postura. En caso de que venza el plazo sin una decisión, los empresarios del transporte no ampliarán el término, pues prestar el servicio es insostenible sin un alza de tarifas y con la baja en el uso de la Tarjeta Feria.

“"El tiempo es suficiente, no estamos hablando de diez días, estamos hablando que son más de cien días desde que esto empezó, que fue el primero de febrero"”, dijo.

“"No se ha hablado ni de formas ni de cantidades, de nada absolutamente, estamos en la misma posición, se dio la tregua de 10 días y estamos respetando y esperando noticias"”, señaló.

El acuerdo entre transportistas y gobierno era analizar una forma de compensar la reducción en los ingresos de los transportistas que implicaban los descuentos, así como promover el uso del sistema de prepago.

SANDRA GONZÁLEZ