7 de febrero de 2013 / 02:04 a.m.

Guerrero • Antes de coronarse como reina de la Feria de la Bandera en Iguala de la Independencia, Verouka Bolívar Salinas se coronó como campeona estatal de Tae Kwon Do y se inscribió en dos licenciaturas que cursa con promedios escolares de excelencia.

La joven de 20 años reconoció que en algún momento sintió malestar por los comentarios difundidos por el ex colaborador de la feria, Pedro Camarillo Padrón, sin embargo señaló que el asunto ya está completamente superado.

En una conferencia de prensa ofrecida en Chilpancingo, comentó que su madre radica en Iguala pero la familia es originaria de Copala, un municipio ubicado en la Costa Chica con fuerte presencia de población afro-mestiza.

Aunque su papá es originario de Perú, su ascendencia también viene de una zona costera, por lo que las raíces étnicas de Verouka son firmes y claras.

Actualmente estudia dos licenciaturas; la primera es de Ciencias del Deporte en el Instituto Benemérito de las Américas, la segunda en danza en el Instituto de Arte y Cultura Yohuala.

“En la licenciatura en danza soy de la escolta, aunque en la licenciatura en ciencias del deporte apenas tengo promedio de nueve”, comenta.

Refiere que desde los seis años practica la danza en sus diferentes tendencias, estuvo tres años en la selección de basquetbol de Iguala, se incorporó a un club de Tae Kwon Do y en diciembre de 2012 hizo su evaluación como cinturón negro.

En Tae Kwon Do participó en un torneo estatal y ganó tres medallas de bronce, después, ya como cinturón rojo sostuvo otra competencia y ganó la misma cantidad de medallas pero en esa ocasión fueron de oro.

Asume que de la práctica de un deporte marcial a los certámenes de belleza hay un cambio un tanto radical, pero sostiene que competir y alcanzar metas es una actitud inculcada por sus padres de manera permanente.

Verouka señala que es la primera reina de la Feria de Iguala con raíces afro-mexicanas, asegura que nunca se sintió discriminada y que siempre hubo un trato igualitario, de ahí que le hayan extrañado los cometarios del señor Pedro Camarillo.

ROGELIO AGUSTÍN ESTEBAN