27 de septiembre de 2013 / 11:33 p.m.

En 1986, el saltillense Javier Carrete dirigió como quarterback la ofensiva del Tigres Oro que conquistó el campeonato de Liga Mayor en la llamada Onefa-Norte.

Veintisiete años después, su hijo Daniel Carrete ha sido parte importante de una unidad defensiva que ha llevado a los Auténticos a un bicampeonato nacional en el futbol americano estudiantil.

Javier recuerda el título del 86 y agradece a la UANL la oportunidad de haber jugado en Tigres y de haber egresado de la Facultad de Organización Deportiva.

"Es una de las mejores experiencias que he tenido en la vida... yo empecé ya grande a jugar futbol americano, a los 17 años en la prepa, y me tocó ser seleccionado por el programa de Tigres, en ese entonces por el coach Cayetano Garza (QEPD)", recuerda Carrete padre.

"Y más que nada el orgullo de haber salido de la Universidad, haber terminado mi carrera que me ayudó a sacar adelante la familia que tengo, que dos ellos ahora son parte de Tigres".

Luego de participar en la Liga Intermedia con los Daneses del Ateneo Fuente, Javier Carrete Moreno vino a Tigres en la década de los 80 junto con otros jugadores procedentes de Saltillo como Martín Calvillo, Gerardo Aguilar, Rogelio Alvarado, Javier Segura y Aquiles Sosa.

Ahora, Carrete agradece a Dios la oportunidad de presenciar los partidos de Tigres en la Onefa, donde su hijo se ha desempeñado como line-backer.

"Lo he visto que cada año va mejorando en su rendimiento como jugador y pues uno también se siente orgulloso de oír que gente nos felicite por el juego de él, la forma como está jugando", confiesa el ex mariscal de campo.

"Es diferente, pero sí lo disfruto igual, nosotros siempre hemos sido aficionados al futbol americano, a toda la familia nos gusta este deporte y sí es un orgullo más que nada venir a verlos como jugadores y es la satisfacción que nos queda".

MISMOS PASOSDaniel Carrete agradece a su padre haberlo llevado al mundo del futbol americano desde temprana edad.

El defensivo de los Auténticos sabe que su padre fue un buen jugador, aunque nació tres años después de que su progenitor había terminado su carrera en el futbol.

"Es un orgullo, la verdad que desde niño uno quiere ser como él, siempre digo que quiero ser como él, no lo he logrado tal vez, pero tengo una gran admiración por mi padre", señala Daniel.

"La verdad su campeonato fue cuatro años antes de que naciera pero los mismos coaches de aquí me han platicado cómo jugaba mi padre y dicen que jugaba bien como quarterback, el coach Roberto Pérez y el coach Jesús Vela me dicen cómo lanzaba, tiraba pases largos, y que era responsable".

-¿Ser campeón es de familia?"No sé si sea una cuestión de familia pero creo que hemos hecho las cosas bien estando aquí tanto él como yo y se ha dado la oportunidad de salir campeón".

Daniel admite que ha trabajado para responder a la oportunidad que le dieron en el programa de Tigres cuando llegó a pedir una oportunidad en el equipo de Intermedia.

Estudiante de Facpya, reconoce que falta más de la mitad del camino en la temporada pero el objetivo de Auténticos Tigres este año se ha enfocado siempre en volver a levantar el trofeo de campeón.

EL DATOEl próximo año los hermanos Carrete podrían jugar una temporada juntos, si el receptor Javier Alonso Carrete es ascendido a los Tigres de Liga Mayor.

LOS DIGITOS16 El número que usó Javier Carrete Moreno en los 8011 El número que usa Daniel Carrete Landeros en Auténticos Tigres.

TOMÁS VÍCTOR LÓPEZ