1 de junio de 2013 / 12:11 a.m.

El presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo de Monterrey dijo que tiene registrados a alrededor de mil 700 vendedores habituales y en temporadas especiales son hasta 3 mil 200.

 

Monterrey • La Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo de Monterrey, hizo el llamado a municipios metropolitanos especialmente a la capital del estado para que den agilidad a los censos y detectar de manera más precisa el comercio informal.

Julio César Cantú Flores, presidente de Canaco, manifestó que muchos de los que venden están liderados por personas que abusan de los mismos.

“El municipio debe censarlos, darles un registro, investigarlos si realmente son comerciantes o los pusieron hay nada más por ponerlos, porque yo creo que no es nada cómodo vender papitas y cacahuates en la calle con 40 grados de temperatura, a lo mejor no son comerciantes, hay que censarlos, ver si son comerciantes y ver quién los trae”, expresó.

“Creo que el municipio debe de administrar esas áreas que son municipales para la gente que realmente tiene necesidad, que les asignen un lugar donde no estorben, que vean que realmente son comerciantes, que en alguna forma se den de alta para que paguen impuestos, porque la informalidad hay que combatirla, hay gente que no paga impuestos, el pago de impuestos es una obligación de todos los mexicanos”, dijo.

Cantú Flores, explicó que por su parte la Canaco ha realizado algunos censos en el primer cuadro de Monterrey y se tiene un registro de alrededor de mil 700 comerciantes informales, sólo en temporada normal, es decir que el número es mucho mayor de hasta 3 mil 200 en otras temporadas como en diciembre, febrero o mayo.

Asimismo agregó que se debe de dejar a un lado a los líderes, y las mismas personas que en ocasiones son de otras entidades, pueden darse de alta como contribuyentes y ejercer su actividad.

Expresó que ha tenido reuniones con los ediles metropolitanos y están preocupados por la situación del comercio informal, sin embargo es un asunto que aún está pendiente, y consideró que lo mejor es que cada comerciante informal se sume a la formalidad para que tengan un mayor beneficio.

MARILÚ OVIEDO