5 de noviembre de 2013 / 08:05 p.m.

Una importante conferencia previa a la Copa del Mundo que se realizaría en Río de Janeiro fue cancelada debido a la agitación civil en la ciudad, dijeron los organizadores el martes.

Soccerex, la empresa organizadora, anunció que el secretario de Deportes de Río "tomó la decisión política de retirar su apoyo" al evento debido a las protestas que han sacudido a Brasil los meses pasados.

A la conferencia, que se celebraría del 30 de noviembre al 5 de diciembre en Maracaná, acudirían los principales ejecutivos y directivos del fútbol.

Soccerex dijo que iniciará un procedimiento legal contra el gobierno del estado de Río en busca de una "compensación sustancial" por el rompimiento de sus obligaciones contractuales.

"A nombre de Soccerex quiero disculparme con todas las empresas, clubes de fútbol, ligas, federaciones y organizaciones periodísticas afectadas por esta decisión", dijo Duncan Revie, director de Soccerex. "Esta singular y cruel conclusión de nuestro tiempo en Río estuvo totalmente fuera de nuestras manos".

La FIFA dijo que la cancelación de la conferencia no significa que hayan aumentado las preocupaciones por la seguridad del evento que se llevará a cabo en junio y julio próximos.

"No creemos que esto influirá de alguna manera en la organización de la Copa del Mundo", dijo el director de mercadotecnia de la FIFA Thierry Weil en Londres.

Durante la Copa Confederaciones en junio se presentaron protestas contra el gobierno para aprovechar la atención provocada por esta competencia que es una especie de preparación para la Copa del Mundo. Entre las quejas de los manifestantes estaban las cantidades de dinero invertidas en el Mundial mientras millones de brasileños se encuentran en la pobreza.

En algunas manifestaciones se dispararon balas de goma y gases lacrimógenos, y se reforzó la seguridad en las sedes.

"Se han hecho muchas preguntas (sobre la seguridad), pero cuando comenzamos a vender boletos la gente siguió deseosa de venir", dijo Weil a la prensa en un acto en Londres.

AP