28 de mayo de 2013 / 12:38 p.m.

Monterrey.- • Entre reclamos, acusaciones, amenazas… y abrazos, la sesión de la Comisión de Hacienda del Estado tuvo que ser cancelada de nueva cuenta, por falta de quórum, con lo que suman ya dos semanas posponiéndose, pese a que tiene pendientes más de 150 expedientes por resolver.

Este lunes, la reunión de dicha comisión estaba pactada para iniciar al término de la sesión del pleno, lo que es una costumbre ante la irregularidad en los horarios de conclusión de las mismas.

Sin embargo, en esta ocasión solo los legisladores del PAN llegaron y, tras 30 minutos de espera, dieron por concluida la reunión por falta de quórum, por el retraso de los diputados del PRI que cuentan con seis de los 11 diputados que la integran.

Apenas un par de minutos después de cerrada la sesión de la comisión, los integrantes de la bancada del Revolucionario Institucional comenzaron a llegar, pero con la sorpresa y molestia de que el presidente, Alfredo Rodríguez Dávila, ya había dado por finiquitada la reunión.

De ahí, ambas fracciones dieron su versión de los hechos y en ambos casos amenazaron por cambiar la integración de la Comisión de Hacienda del Estado.

El primero fue el diputado local del PAN, Alfredo Rodríguez, quien dijo que buscarán cambiar al menos un diputado del PRI para que no mantengan detenidos los trabajos de la comisión, que tiene pendiente cerca de 70 cuentas públicas y un total de 150 expedientes.

“"Por eso, estaremos presentando una modificación de integración a esta comisión en el pleno en las sesiones de este martes o miércoles"”, aseguró.

“"Ya se ha recurrido al manejo del orden del día, a lo que hemos accedido, pero ya no estamos dispuestos a acceder al manejo que le quieran dar a la comisión, porque es en prejuicio de los ciudadanos… Nosotros hacemos cien por ciento responsables en este rezago a los seis integrantes del PRI que no han asistido a las sesiones de la Comisión de Hacienda del Estado"”, recalcó.

Por su parte, el líder de la fracción legislativa del PRI acusó a Rodríguez Dávila de “secuestrar” la comisión y faltar a los “usos y costumbres” del Congreso, pues es habitual que, tras las sesiones de pleno, los diputados locales primero comen y después inician las reuniones de comisión.

“"Es una costumbre que tenemos todos los integrantes de la Comisión de Hacienda, antes de iniciar la sesión, ir a prepararnos cada quien con su grupo legislativo, comer, por supuesto… y llegamos con la sorpresa de que el presidente de manera arbitraria había decretado sin quórum la sesión… nosotros también podríamos solicitar el cambio de presidente"”, amenazó Romo García.

Incluso el diputado priista señaló que no solo secuestraron la reunión de comisión… sino hasta la comida.

“"Después de la sesión, fuimos al piso seis a consolidar los temas y, de ahí, nos fuimos al piso 10… no fuimos a comer, ni siquiera comimos, llegamos esperando que íbamos a encontrar comida en el piso 10, como generalmente hacemos antes de la sesión, pero creo que el presidente ya se la había comido toda"”.

Al final, los diputados locales del PRI y el PAN terminaron bromeando sobre las declaraciones y acusaciones vertidas, unos contra otros, y se retiraron del edificio juntos… dejando pendientes los 150 expedientes que aún están pendientes en el Congreso local.

REYNALDO OCHOA