12 de abril de 2013 / 03:09 p.m.

Monterrey  • La baja en la calificación crediticia del Gobierno del Estado podría provocar que el Congreso local derogue el decreto mediante el cual le autorizó, el pasado mes de diciembre, la reestructuración de su deuda, aseguró el presidente de la Comisión de Hacienda del Estado, Alfredo Rodríguez Dávila.

El diputado local del PAN, señaló que existe preocupación al interior del órgano legislativo debido a que del 25 de diciembre del año pasado, fecha en que fue autorizada la reestructura, a este mes de abril, la calificación crediticia de Nuevo León ha sido degradada en cuatro ocasiones para bajar de AAA a A-, como se dio a conocer este jueves.

El problema radica en que la devaluación implica que los intereses que el estado tendrá que pagar por próximos créditos serán mucho mayores a los que se analizaron a finales del 2012, por lo que ya evalúan dar marcha atrás al decreto de reestructura.

"La problemática que conlleva esa baja en las calificaciones es que cualquier crédito que contraten a partir de estas calificaciones será más caro, eso nos prende los focos de alerta.

"La desesperación para conseguir más créditos y mandar a más largo plazo esos 40 mil millones de pesos puede ocasionar que busquen reestructurar la deuda con una tasa más cara, pero en un período más largo de tiempo, esto daría espacio, en su espacio dedicado al pago de la deuda para utilizarlo en otras funciones, pero le estaría costando más dinero a los neoleoneses el mismo crédito", señaló.

La autorización otorgada por el Congreso del Estado el pasado mes de diciembre, permite al Gobierno de Nuevo León acceder a un nuevo crédito bancario por 40 mil millones de pesos para reestructurar su deuda actual que es cercana a los 37 mil millones y pagarla durante los próximos 30 años, pero la baja crediticia podría ponerla en riesgo.

"Estamos preocupados y vamos a analizar en esta legislatura si cancelamos ese decreto para que no pueda reestructurar los 40 mil millones de pesos".

REYNALDO OCHOA