8 de febrero de 2013 / 12:53 a.m.

Monterrey.- • El cáncer se ha convertido en la segunda causa de muerte en Nuevo León y, de acuerdo a estadísticas de la Secretaría de Salud, cobra más vidas al año en la entidad que la guerra del crimen organizado.

Al conmemorar el Día Internacional contra el Cáncer, Jesús Zacarías Villarreal, titular de la dependencia estatal, informó que durante el 2012 fallecieron entre mil 500 y 2 mil personas por esta causa.

"La Secretaría de Salud organizó este evento para hacer conciencia en la población de la importancia de prevenir esta enfermedad (…) en general el cáncer ha ido en incremento en todo el mundo, no en especial en Nuevo León, hay posibles razones para explicar esto", mencionó el funcionario estatal.

Una de estas causas apunta a la disminución de la mortalidad infantil, pues se trata de menores con un sistema inmunológico que no se encuentra al 100 por ciento y son susceptibles a desarrollar enfermedades crónicas degenerativas.

Otra es la exposición a sustancias nocivas como el tabaco ó las radiaciones solares que producen el cáncer de piel.

En el caso de los hombres, se manifiesta principalmente en la próstata, pulmón y colón, en las mujeres el reto a vencer es el cáncer de mama, que cada año cobra cientos de vidas por falta de una detección oportuna.

No en balde este año la Organización Mundial de la Salud fijó como meta erradicar el mito de que esta enfermedad es incurable, para lo cual se prevé reforzar las campañas informativas y de prevención.

Tan sólo durante los últimos 15 años, el cáncer de mama se ha disparado un 20 ó 25 por ciento en el estado.

"El estado ha adquirido una cantidad de equipos muy importante, tenemos ya 14 mastógrafos fijos y 2 móviles con lo que pudiéramos hacer más de 100 mil mastografías al año…el año pasado cerramos con cerca de 40 mil, lo que significa que hay una gran área de oportunidad", consideró Zacarías Villarreal.

Dada la proliferación de casos, el sector salud público y privado, han enviado equipo a la zona rural, incluso en municipios alejados como Doctor Arroyo.

Pero no todas son malas noticias: el cáncer cervicouterino ha caído a niveles de 7 muertes por cada 100 mil mujeres, la tasa más baja del país, apuntó el secretario de Salud, que atribuyó la tendencia a los programas de prevención.

No obstante, la autoridad estima que esta enfermedad seguirá generando decesos al por mayor, paradójicamente, equiparable al incremento en la expectativa de vida de la población, tasada en 78 años.

Luis García