Tomás Víctor López
7 de agosto de 2013 / 08:34 p.m.

Jonathan Orozco dijo que le gusta jugar en la cancha de El Volcán y que los fanáticos de Tigres se metan con él incluso con recordatorios maternales.

Al señalar que la pasión del juego impide que un clásico sea aburrido, Orozco pidió a los aficionados evitar situaciones de violencia y recordar que se trata sólo de un deporte que involucra a las familias.

"También la gente debe entender que no podemos apasionarnos de más, desbordarnos y que llegue a pasar lo que en Sudamérica o en otros países donde ves algo muy intenso, ves algo de que ya se meten con el jugador, en lo personal”, indicó Jona.

“Creo que dentro de la cancha se vale tu abucheo, se vale hasta tu mentada de madre, es parte del futbol y es bonito, al menos para mí lo es y es parte de, pero ya más allá la gente debe entender que esto es un deporte nada más, es un deporte que nos gusta tanto y no hay por qué perjudicarlo”.

El portero regiomontano dijo que lejos de distraerlo, le motiva jugar en el Universitario, estadio al que consideró uno de sus favoritos.

“Creo que es de mis preferidos, creo que después del Tec, del Azteca, el Uni es de mis preferidos, la gente lo vive con una gran pasión y me encanta que se metan conmigo, entonces, me fascina jugar en el Universitario, siempre estoy listo para que me reciban con todo el cariño que me tienen”, expuso el arquero.

“Les digo que es un bonito matrimonio, nos odiamos pero a final de cuentas ahí estamos el uno y el otro, entonces la verdad es que lo disfruto mucho creo que la gente también, creo que esa pasión, ese cariño, esa parte de la afición, como ahorita en mi caso, es algo bonito, si no, se perderían muchas cosas de lo que es un clásico, obviamente sin llegar a la violencia”.

Orozco dijo que los últimos partido no ha habido tantos goles como en otra época, por los técnicos y los equipos se conocen además que las defensivas han hecho un buen trabajo.