10 de septiembre de 2013 / 04:18 a.m.

Aunque muchos dan como favorito a Floyd Mayweather, el mexicano Saúl Álvarez entrará al selecto grupo de boxeadores mexicanos que han recibido más de 10 millones de dólares tras un combate.

Hace un año exactamente, Canelo peleaba con Josesito López en el mismo escenario del MGM Grand Garden Arena donde estará este sábado, en una función que no se transmitió en Pago Por Evento pues coincidió con la disputa del cetro Medio del CMB entre Julio César Chávez Jr. y el argentino Sergio Martínez, que ha sido hasta ahora el combate más grande de la carrera Chávez Carrasco, que le aseguró una ganancia de tres millones de dólares (menos la sanción por el positivo en mariguana), una tercera parte lo que ahora cobrará el tapatío.

Con el contrato ante Money Mayweather, Álvarez supera a Juan Manuel Márquez como el mexicano con mayor cobro por una contienda (sin contar el porcentaje de Pago Por Evento), sin embargo, el capitalino ingresará este 12 de octubre alrededor de ocho millones ante Tim Bradley, quien ganará seis millones. El combate sucederá en el Thomas and Mack Center de Las Vegas. Márquez rechazó una oferta superior a los 20 millones para combatir en Macao ante el filipino Manny Pacquiao en una quinta ocasión. En su lugar, el mexicoamericano Brandon Ríos se medirá ante el asiático, quien en sus dos peleas del 2012 (Bradley y Márquez), estipulo un ingreso de 25 millones de dólares.

Pero para llegar a estas cifras tienen que converger varios factores. Las entradas por concepto de la venta de boletos en el MGM Grand pueden rondar ente los nueve y 11 millones de dólares. Los Pagos Por Evento de las peleas de Mayweather venden en promedio un millón de contrataciones que permiten ganancias de cerca de 50 millones de dólares para la televisora que organiza. En este caso Showtime, quien está amarrada con Golden Boy Promotions y el propio Money; la expectativa es que supere los 800 mil Pagos Por Evento del 5 de mayo, cuando se enfrentó a Robert Guerrero, sin embargo, la vara queda muy alta con los 2.4 millones de contrataciones que generó la función entre Óscar de la Hoya y Mayweather. De ahí se deriva una ganancia de 53 millones de dólares para el campeón Olímpico en Barcelona, quien desde el 2002 ya se dedicaba también a la promoción. Álvarez, de 23 años, puede disfrutar de una posición única para los boxeadores mexicanos por su juventud, pero tiene que ser convincente ante el mejor libra por libra del mundo, ya que más allá de una eventual revancha, luce complicado que alguno de sus rivales le ayude a generar cantidades similares.

Carlos Contreras Legaspi