Francisco Zúñiga
20 de agosto de 2013 / 11:58 p.m.

 

Monterrey.- • Para los familiares de las víctimas del Casino Royale es una burla que la empresa valore en tan poco la vida de 52 personas justo en las vísperas del segundo aniversario, y no aceptarán esas cantidades, pues los dueños cobraron mucho más.

Samara Pérez Muñiz, a nombre de un grupo de deudos, explicó que no han tenido la calidad humana de respetar el dolor que traerá el recuerdo este domingo, cuando se cumplan dos años de la tragedia.

"El monto asegurado es muy superior a los cinco millones de pesos que ellos están gritando como premio gordo, fácilmente van a recibir más de cien millones de pesos, por eso habrá acción legal", aseguró.

Van a buscar una entrevista con el procurador Adrián de la Garza para ver qué se puede hacer, ya que por lo pronto "las familias se sienten dolidas y engañadas".

Conforme al derecho, la cantidad puede ser tres o cuatro veces mayor, pero hasta el momento, las familias de las víctimas no han tenido ningún contacto ni con el abogado de la empresa, ni con el propietario de apellido Rocha.

"Es de hecho un conocimiento público que la póliza viene por edificios, contenidos, daños adicionales y remoción de escombros", agregó Samara Pérez Muñiz, y que ante esto, buscarán la asesoría de la autoridad.

La representante de los deudos mostró algunas copias de pólizas contratadas por la empresa propietaria del Casino Royale, con lo que analizarán las acciones a seguir, pero en ningún momento han pensado aceptar la indemnización que supuestamente les ofrecerán.

"Lo van a sacar a cinco días del segundo aniversario luctuoso, consideramos que no es humano que hagan esto, nunca se ha lucrado con la muerte de un familiar: yo le preguntaría al dueño del casino cuánto cuesta su hijo, cuánto cuesta su madre, cuánto cuesta su padre, a ver si le pone precio".

Cabe aclarar que durante el tiempo en que han buscado justicia, hay quien se ha gastado más de lo que presuntamente van a ofrecer los dueños del casino, pero por otra parte, muchos de los familiares de las víctimas "no tienen ni para el camión", y es injusto que se les valore en tan poco la vida de sus hijos, madres o hermanos.

El domingo, cuando se cumplan los dos años, lo conmemorarán con una misa a la que invitarán al Arzobispo, y luego una caminata para depositar ofrendas florales en el sitio de la tragedia.

"Es muy doloroso recordarlos, es difícil para la familia, están muy desgatados, ya van dos años, dos años de trámites horribles", puntualizó Pérez Muñiz.