28 de abril de 2013 / 12:49 a.m.

Un ambiente de tensión en el territorio de los Tigres comenzó a sentirse cuando hizo su arribo la Adicción, barra tradicional de los Rayados.

Con batucada y entonando sus tradicionales cánticos de apoyo a la Pandilla, sin olvidar lógicamente la rivalidad con el cuadro felino los cientos de hinchas albiazules. 

"Esta si es afición que apoyo siempre, no sólo cuando le dan títulos", grito un aficionado cuando la Adicción hizo su ingreso a territorio felino en la tradicional caravana, la cual inició en la Monumental Monterrey.

A su vez los hinchas de la Pandilla respondían entonando; "Como me voy a olvidar de aquel domingo que descendías, cómo me voy a olvidar que te ganamos ya dos Liguillas, hay que dolor sentía tu gente y tu papá estaba enfrente" cantaban los seguidores.

Si bien el paso de los hinchas por el estadio fue llevado sin contratiempos al llegar al estacionamiento comenzaron a lanzar piedras contra integrantes de as barras felinas lo cual fuera de haber quebrado los cristales de un automóvil, para fortuna del espectáculo no hubo incidentes que lamentar.

Caras pintadas, portando sombreros, banderas y artículos de ambos, así como mantas con leyendas para el rival "los helados del Monterrey". Fueron parte del folcklore de la llamada fiesta del futbol regiomontano en su edición 97.

El operativo de seguridad funcionó y ayudó a llevar la fiesta previa en paz, con decenas de policías, patrullas y a pie resguardando el orden a las afueras del recinto con la policía montada.

José Luis Garza