20 de marzo de 2013 / 01:58 a.m.

Por medio de un convenio con la CEDH, los elementos policíacos recibirán capacitación para que al momento de detener a una persona no violenten sus derechos.

 

Guadalupe.- • El municipio de Guadalupe firmó un convenio con la Comisión Estatal de Derechos Humanos, con el fin de que brinden capacitación a los policías para que no violen los derechos de los ciudadanos al momento de detenerlos por algún delito.

El alcalde César Garza Villarreal señaló que serán los 600 elementos que integran la corporación los que acudan a la capacitación y por lo pronto 80 ya han recibido este curso con el fin de ser mejores policías.

"Queremos por medio de este convenio capacitarlos más, abrir las puertas para que la comisión nos señale los puntos en los que estamos siendo omisos a las garantías individuales y los derechos humanos de los ciudadanos y poder corregir el rumbo y estar plenamente certificado en el cumplimiento de los derechos", señaló el edil.

Agregó que esto es principalmente porque cuentan con muchos elementos nuevos y esperan cumplan con los protocolos establecidos.

Por su parte, la presidenta de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, Minerva Martínez, dijo que la lista de quejas que reciben es encabezada por el área de seguridad, por ello la importancia de que los policías conozcan sus límites respetando los derechos humanos.

El curso consta de 20 horas, el objetivo es capacitarlos para que se vayan compartiendo conocimientos y todos apliquen estas medidas.

"El área vulnerable es la de seguridad, tenemos que poner mucha atención a los policías, que conozcan cual es el marco legal, constitucional y sepan cuáles son sus limitantes, como pueden hacer su obligación, pero precisamente garantizando el respeto a los derechos humanos".

En el año 2012 tuvieron 15 quejas, en el presente año van tres quejas del municipio de Guadalupe, quien encabeza la lista, seguida por el municipio de Monterrey con dos casos.

Las quejas van enfocadas al uso excesivo de la fuerza y abuso de autoridad de los uniformados.

EDUARDO MORALES