30 de julio de 2013 / 10:43 p.m.

Ciudad de México • El capitán retirado del Ejército Romualdo Arturo Aragón, aclaró que no tiene cuentas pendientes con la justicia civil ni militar y que tiene su certificado de antecedentes no penales que así lo avala, después de que un medio del municipio de Nuevo Casas Grandes, Chihuahua, publicara que en 2007 fue detenido por el supuesto delito de evasión de presos en perjuicio de la administración de justicia.

En ese tiempo, Aragón Hernández quedó absuelto y confirmó que en ese año, cuando fue señalado, fungía como director de Seguridad Pública y no como director del penal municipal, simplemente "acudí al Ministerio Público como responsable porque habían detenido a cuatro de mis elementos", los cuales sí trabajaban en el penal.

"No tengo cuentas pendientes con la justicia civil y mucho menos con la justicia militar, en seis años como retirado del Ejército, siempre he coadyuvado con la justicia militar, pero no estoy tranquilo con lo que me ha pasado, porque no soy culpable de nada", mencionó el capitán retirado.

Sostuvo que en ese 2007 el presidente municipal de Nuevo Casas, Jesús Manuel Pendones, nunca le entregó un oficio que lo nombrara como responsable del penal: "A mí el presidente municipal nunca me dio un oficio donde se me hacía responsable de tal cargo. En ese tiempo, el Ministerio Público giró orden de aprehensión en contra de los responsables. Yo me presenté en el MP porque había gente mía, presuntamente involucrada; a mí nunca me dijeron que estaba detenido. El juez me absolvió inmediatamente porque yo no tenía nada que ver, no existe un auto de formal prisión para mí", aclaró el capitán.

El 21 de febrero de 2009, MILENIO publicó que el presidente municipal de Tulancingo, Hidalgo, Jorge Márquez Alvarado, lo despidió de la Dirección de Seguridad Pública municipal, tres días después de asumir el cargo, por los hechos que ocurrieron dos años antes en el municipio chihuahuense.

"El juez dictaminó que no soy culpable. Quiero aclarar, porque he tenido muchos problemas, entre ellos laborales, porque no me quieren dar ningún cargo, cuando yo necesito trabajar, es lo único que sé hacer y lo hago como me enseñó mi institución".

Los policías capturados que en ese tiempo trabajaban en el penal, también fueron absueltos al no encontrársele ninguna prueba que los incriminara por el delito de evasión de presos en perjuicio de la administración de justicia.

En 2011, el capitán retirado Romualdo Arturo Aragón recibió la invitación para ser el jefe policiaco en Santa Catarina, Nuevo León, pero cuando la institución buscó su nombre en internet, se encontraron con la noticia que lo acusa de evasión de presos, por lo que le indicaron que ya no se presentara.

"Por razones políticas y como había una pugna política me dijeron que no, vengo arrastrando este problema del que no soy culpable, porque lo único que me está haciendo es afectarme en mi profesión".

ALEJANDRO MADRIGAL