24 de abril de 2013 / 01:21 p.m.

El comisario general de la Policía Federal, Enrique Galindo Ceballos, aseguró que en lo que va de gobierno la corporación ha capturado a 14 mil personas vinculadas con diversos ilícitos, de las cuales 250 “tienen un nivel del liderazgo significativo” en las organizaciones criminales.

Aunque no dio nombres para no violar las garantías individuales de los detenidos, el funcionario subrayó que dichas capturas representan “golpes a las estructuras medias” de las bandas delincuenciales, lo que afecta sus operaciones.

""Son personas no solo vinculadas con el crimen organizado, sino que tienen un nivel de liderazgo significativo (...) No podemos dar los nombres, porque estamos siguiendo una política de respeto a los derechos humanos estricta, pero quedaron a disposición del Ministerio Público"", destacó.

Respecto a la decisión de evitar la presentación de probables delincuentes, Galindo Ceballos explicó que descartaron esas acciones debido a que la “fama” de los detenidos originaba que más personas quisieran imitarlos.

""Entre más famoso hacíamos a un mugroso, perdón por la expresión, con todo respeto, entre más poníamos a un muchacho líder de no sé qué (banda), ya todos los muchachos pensaban que ése era el camino de la vida""

En entrevista luego de participar en la Expo Seguridad, el mando de la Policía Federal resaltó que la actual administración no combate a los grupos criminales con la política del “fuego con fuego”, porque""esa estrategia crea más violencia"".

Galindo Ceballos señaló también que en “breve” la corporación relanzará la estrategia de seguridad en Michoacán, a fin de que el combate contra del crimen organizado que opera en la zona sea más efectivo.

""El diagnóstico, en términos generales, es que estamos trabajando a fondo; hay grupos (delincuenciales) muy fuertes, que tienen años, que tienen muy acotados a los grupos de la sociedad civil y nos toca entrar a trabajar esa parte"", señaló.

Además, Galindo Ceballos destacó el fortalecimiento de las políticas anticorrupción en el interior de la Policía Federal, así como un incremento de personal en las áreas de Asuntos Internos.

""No es algo para presumirse, pero podemos informar que en estos cinco meses de la actual administración hemos puesto a disposición del Ministerio Público a 21 policías por actos de corrupción"", puntualizó.

Indicó que otro reto de la corporación es que la ciudadanía confíe en la policía, pues ""lo más difícil es enmendar, tejer la relación y no ha sido fácil"".

Por su parte, el titular de la Comisión Nacional de Seguridad, Manuel Mondragón y Kalb, sostuvo que a cinco meses de su gestión, la Policía Federal empieza a tener otro rostro, luego de antecedentes “especiales”.

""La Policía Federal no llegó en este sexenio con la mejor calificación; hubo algunos antecedentes medio especiales. Hoy la Policía Federal empieza a tener otro color; lo vimos en Chilpancingo y lo hemos visto en otros sitios"", subrayó durante su participación en el mismo acto.

Mondragón y Kalb reiteró que hoy la corporación no solo está más cerca de la ciudadanía, sino que actúa bajo el principio de cero tolerancia a la corrupción.

Recordó que la política con los integrantes de esta corporación es procurarles ""satisfactores, aprecio, palmada en la espalda; decirles ‘somos hermanos’, pero por la línea recta. Diciéndoles ‘la línea es ésta y por aquí caminamos; el que se salga de esta línea, ciao, a su casa o más allá’"".

— SILVIA ARELLANO Y JOSÉ ANTONIO BELMONT