8 de febrero de 2013 / 02:03 p.m.

Monterrey • Mientras el edificio Kalos era evacuado ante el riesgo de una explosión por una fuga de gas, Yanelly y sus compañeras seguían trabajando como si nada pasara, en una oficina del cuarto piso. Nadie les avisó que era urgente que salieran.

El nombre es ficticio, pero la historia es real. Mucha de la gente que trabaja en las diversas oficinas del inmueble desconocían qué hacer, o dónde estaba la escalera de incendios. En fin, que si hubiera sido un incendio o una explosión, habría mucho que lamentar.

“Nos tardamos mucho en salir, nosotros terminamos a la 01:15, porque nadie nos aviso, nosotros nos enteramos por una llamada telefónica que entró a la oficina, y les sorprendió que estuviéramos ahí, porque todos lo estaban viendo por la tele”, narra la chica.

Fue toda una odisea, porque los pocos empleados que estaban en esa oficina tuvieron que salir ya sin ayuda, sin luz eléctrica, porque por medidas de seguridad se apagó todo.

Las escaleras de emergencia están junto a las tuberías de gas, por lo que en caso de incendio, representa un peligro bajar por ellas.

"Algunos compañeros no sabían por dónde era, yo por casualidad una vez había visto las escaleras de emergencia, pero están por donde van las líneas del gas, y no podíamos bajar".

Yanelly menciona que tampoco escucharon las alarmas, porque según les dijeron al día siguiente del percance, no hay en todos los pisos.

Existen señalamientos en el edificio, pero hasta ahora, nunca se ha dado información a la gente que ahí trabaja sobre cómo actuar en caso de contingencia. Tampoco han tenido simulacros, afirma Germán, quien trabaja como guardia en una de las oficinas.

"Yo tengo un mes trabajando aquí, pero el otro guardia tiene nueve años, y dice que nunca ha habido aquí un simulacro".

Yanelly tampoco recuerda que haya habido alguno, o un curso sobre cómo actuar en caso de contingencia.

FRANCISCO ZÚÑIGA