Francisco Zúniga
25 de noviembre de 2013 / 05:17 p.m.

Monterrey.- Un sinnúmero de vecinos de la colonia Nuevo Repueblo perdieron sus aparatos eléctricos por una sobrecarga que los fundió totalmente, luego de un trabajo de mantenimiento que trabajadores de la Comisión Federal de Electricidad hicieron en el sector.

 

Fue el pasado sábado por la tarde, cuando los cables tendidos a lo largo de la Calle Apodaca, cruz con Chiapas, comenzaron a arder, y adentro de las casas, las conexiones lanzaron chispas como si fueran fuegos artificiales.

 

Al terminar, los aparatos ya no encendieron, contó María Guadalupe Escamilla Olvera.

 

“Incluso quisimos encender la pantalla, no funcionó, ni el estéreo, ni la grabadora. Son varios aparatos, pero es que comenzaron saltar  chispas por los enchufes”.

 

Todo lo que estaba encendido quedó inservible: Pantallas planas de gran tamaño, refrigeradores, estéreos, focos, teléfonos, lavadoras. En algunas casas, el cableado se quemó y quizá habrá que cambiar alambrado y enchufes.

 

El detalle es que el costo de las pérdidas es grande, en algunos casos aún estaban pagando los aparatos electrodomésticos, y quieren saber si la CFE va a responder por todo esto.

 

“Que nos paguen lo que se nos descompuso. Son aparatos caros, que compramos con sacrificio, y algunos todavía los estamos pagando, por eso no es justo que por un error de alguien, los perdamos”, dijo por su parte Laura González.

 

Los vecinos de ese sector de la colonia Nuevo Repueblo píden que vayan trabajadores de la Comisión Federal de Electricidad para que revisen las instalaciones, pues temen cortos circuitos e incendios, pues ya vivieron el riesgo el pasado sábado.

 

“Si empezó a saltar lumbre y luego pensé que mi tejabán se iba a quemar, aventé a mi hermano para afuera, por que pensé que nos íbamos a quemar”, señaló Yolanda Vázquez Mendoza, quien todavía llevaba en la mano los focos que perdió, al mismo tiempo que un televisor que le habían regalado.

 

Las vecinas dijeron desconocer cuánto puede ascender las pérdidas, pues la sobre carga eléctrica afectó a las viviendas de por lo menos tres cuadras, en las calles de Apodaca y Chiapas.