10 de diciembre de 2013 / 09:28 p.m.

Luego de darse a conocer que el delantero, Marco Bueno, no llegaría a las filas del Puebla, otro campeón Sub 17 se incorporó al campamento Camotero en las paradisíacas playas de Acapulco para formar parte del cuadro, tal es el caso del defensa central, Carlos Guzmán, que de inmediato se puso a las órdenes del técnico Rubén Omar Romano.

"Contento y agradecido, después de mi paso por la Liga de Ascenso, fue muy grato porque aprendí mucho, ahora me siento más maduro y más completo por ello agradecido con Rubén (Omar Romano), con la directiva, con el equipo y ahora agradecerlo pero en la cancha".

Guzmán Fonseca, propiedad del Club Monarcas Morelia, conoció al estratega sudamericano durante su paso con los purépechas, de ahí que el compromiso de darlo todo por esta nueva camiseta sea su prioridad, en espera de lograr una mayor regularidad, luego de vestir los colores del San Luis en la división de plata.

"Carlos Guzmán viene a dejar todo, por la afición y por el equipo, a ganarse un lugar, a crecer y anteponer lo grupal a lo personal, me voy a morir en la cancha y dejar todo para que al equipo le vaya bien", indicó.

Con relación a lo que fue su triunfo con el cuadro tricolor en la categoría Sub 17 con la que logró el campeonato en el 2011 bajo el mando de Raúl "El Potro" Gutiérrez, el espigado zaguero destacó que eso ya forma parte de las páginas de su pasado, que si bien siempre a él lo motiva, sabe que no deja de ser un logro que ahora quiere replicar pero con su nueva organización.

"Ese campeonato es un lindo recuerdo pero hasta ahí, ya han pasado dos años y hay que saber dejarlo atrás, por eso quiero ahora quiero aportar mi poca o mucha experiencia a este equipo que considero de mucha tradición, es un gigante dormido con una afición muy buena, por lo que si tenemos una buena temporada la afición se contagiará, vamos por cosas grandes", sentenció.

EDGAR GONZÁLEZ