1 de febrero de 2013 / 03:09 p.m.

En un recorrido hecho  por La Afición al interior  de la construcción, se  pudo constatar el gran  progreso que tiene la obra del nuevo estadio  del Club de Futbol Monterrey;  el avance es de un 38 por ciento  del total y culminará el próximo  junio del 2014.

Mientras los 800 empleados del  lugar laboraban, se pudo observar  de cerca la manera en que cada  detalle toma forma en el estadio  del Monterrey.

Prácticamente  todo el esqueleto del inmueble  está terminado y se comienza  a trabajar en las columnas que  sostendrán la planta alta del  estadio.

Guiados por los ingenieros  Eduardo Saldaña, responsable  técnico para el Club de Futbol  Monterrey encargado del estadio y Alfredo Maldonado, líder  del proyecto, se recorrió cada rincón de lo que será a nueva  casa rayada. Las dimensiones lucen cómodas,  amplias y confortables.

El proyecto es ambicioso, innovador y moderno. Cada punto está contemplado  y solamente resta esperar para  poder ver reflejado el trabajo  intelectual que comenzó desde  inicios del 2007.

Cada una de las  columnas son únicas, diferentes  y diseñadas a la perfección para su función. Juntas forman la letra  M representativa del Monterrey.

"Tenemos setenta ejes, en cada  eje salen dos columnas las cuales  apodamos las columnas siamesas,  se utilizaron alrededor de 400  moldes metálicos para colarlas  aquí en sitio y no hay ninguna  que sea igual porque todas tienen  una inclinación diferente.

"En el caso de las columnas fue  una de las particularidades que  nos marcó el arquitecto, quería que  estas columnas a cierta distancia  comiencen a formar unas M y es  la particularidad que se tiene  en las columnas", dijo Alfredo  Maldonado, líder del proyecto.

En la parte poniente del inmueble ya se observa el espacio  donde estará restaurante que  podrá albergar a 240 personas  a la hora del partido.  En la cabecera sur se construirá  uno más que funcionará todos  los días.

El espacio de las suites y las  concesiones donde se tendrán  tiendas de alimentos y bebidas  son los mas notables y dividirán  la primera con la segunda planta. 

Los baños también se comienzan  a construir y un par de ellos están  casi terminados.

"En el área poniente será una  de las áreas VIP que tendremos  con una vista impresionante al  centro de la cancha y se ubicará  uno de los restaurantes que tendrá  una capacidad para 240 personas. 

“Tenemos otro restaurante en el  área sur en el segundo nivel y ese  se pretende de servicio al público  en general cualquier día aunque  no haya partido con capacidad  para 168 personas", comentó  Eduardo Saldaña, responsable  técnico para el club de futbol  Monterrey encargado del estadio.

Los accesos ya también están  delimitados. El estadio tendrá  más de 50 torniquetes de entrada y 22 puertas de salidas con  una amplitud de 3.5m, lo que  asegurarán la confortabilidad y  la seguridad de los aficionados.

"Este estadio está diseñado  con normas internacionales, está  basado en el IBC y cumple con  todas las normatividades de los  reglamentos, para los accesos y  salidas vamos a tener 10 puertas  para el acceso repartidas en  todo el perímetro del estadio. 

Esas diez puertas constituyen  52 torniquetes. "En muchos estadios el torniquete  puede funcionar de acceso y salida  en nuestro caso no, tendremos 22  puertas de salidas muy amplias  de 3.50 metros de amplio, puertas  de emergencia que al final del  partido se pueden abrir de par  en par", dijo Maldonado durante  el  recorrido.

LO QUE SIGUE: MONTAR  GRADAS

Circulando por la avenida Pablo  Livas ya se observan los inmensos avances en la obra, entrando  a la construcción es difícil no  asombrarse al ver la magnitud  de lo que se construye y en unas  semanas el progreso será aún más  palpable cuando se comiencen a  montar las gradas en el estadio.

"Lo que sigue de montar ya una  ves que se termine la estructura  de concreto aquí colada en sitio  es que vamos a empezar a colocar  los reikers cola de dragón. Serán  54 priesas de 30 metros y esos van  a soportar el graderío de la parte  alta, ya tenemos prefabricadas un  setenta por ciento de las gradas  del segundo nivel".

Diego Medina