25 de marzo de 2013 / 02:02 p.m.

Empresarios de casas de apuestas instaladas en Monterrey celebraron una reunión de emergencia en la Ciudad de México, y a consecuencia de ella formaron un grupo al que llamaron informalmente Tucom, Todos Unidos Contra Margarita, con el propósito de denunciar lo que llaman el contubernio entre la alcaldesa regiomontana y un empresario del rubro casinos.

Una fuente que participó en la reunión en la capital dijo que los representantes de casinos regios, impulsados por la reciente clausura definitiva de sus establecimientos por parte del municipio, decidieron unir fuerzas e iniciar una campaña frontal contra Margarita Arellanes.

En particular, dijeron que combatirán lo que dijeron son arbitrariedades cometidas por el municipio al cerrar negocios, y por ello, fuentes de trabajo.

Según la fuente, que pidió mantener en reserva su nombre, los casineros no son amigos, pero al menos hicieron causa común y dijeron tener pruebas de colusión entre la alcaldesa Arellanes Cervantes y el empresario Juan José Rojas Cardona.

Aseguró que, documentos en mano, los miembros de Tucom denunciarán favoritismo del Ayuntamiento regio hacia las empresas de Rojas Cardona, que siguen operando sin problemas.

El vocero de los empresarios de apuestas dijo que el lunes viajará a Monterrey Miguel Ángel Ochoa, presidente de la Asociación de Permisionarios, Operadores y Proveedores de la Industria del Entretenimiento y Juego de Apuestas en México (AIEJA), con la intención de dialogar con autoridades estatales y municipales.

Ochoa también tendrá juntas informativas con los trabajadores de los casinos que han sido clausurados y definirán las acciones a tomar en los próximos días.

El viernes, el municipio de Monterrey cerró de manera definitiva nueve casinos que habían sido clausurados de manera provisional el 27 de febrero.

Los negocios cerrados en definitiva son los casinos Caliente de Valle Oriente, Garza Sada y Gonzalitos; California Palace; los YAK de Cumbres y Valle Oriente; además del Miravalle Palace, Foliatti y Crystal Palace.

Las autoridades dijeron que se les clausuró por carecer de permisos de uso de suelo, edificación y construcción para operar dentro del marco de la legalidad, y por haberse vencido el plazo de ley para presentar documentos de descargo.

Desde el inicio de la presente administración municipal, la alcaldesa Margarita Arellanes Cervantes ha mantenido una postura de vigilancia a la normativa para el funcionamiento de los casinos.

De esa forma, el pasado 28 de febrero, un día después de pedir disculpas por la tragedia en el casino Royale a los familiares de las víctimas, por parte de la alcaldesa, Margarita Arellanes, el municipio de Monterrey lanzó una ofensiva inédita contra las casas de apuestas, que derivó en la clausura casi simultánea de 10 establecimientos.

Aunque se constató que 12 negocios tenían problemas con el uso de suelo, sólo se contaron como clausurados 10, porque dos estaban deshabilitados como casinos.

En esa ocasión el macro operativo fue vigilado por elementos de la Secretaría de Marina, apoyados por la Policía de Monterrey, y la participación de inspectores municipales que colocaron los sellos en cada acceso a los casinos.

El pasado viernes, procedió la clausura definitiva a nueve de estos 10 negocios.

Claves

Su estrategia

-Impulsados por las recientes clausuras del municipio de Monterrey, representantes de casinos decidieron unir esfuerzos contra la alcaldesa Margarita Arellanes Cervantes.

-Una fuente manifestó que combatirán lo que consideran son arbitrariedades al cerrar negocios, y con ello, plazas laborales.

-Aseguran contar con documentos que establecen un presunto contubernio entre la presidenta municipal de Monterrey y el casinero Juan José Rojas Cardona.

— REDACCIÓN