15 de marzo de 2013 / 03:50 a.m.

Monterrey.- Aunque hasta el momento no ha procedido ningún suspensión de amparo en contra de la clausura de 12 centros de apuesta que realizó el 27 de febrero el municipio de Monterrey, la alcaldesa Margarita Arellanes comentó que están al pendiente de que esta protección de la justicia federal no la busquen obtener los representantes de los casinos en otros estados.

En rueda de prensa mencionó que los representantes de estos establecimientos tienen un plazo de 30 días para solicitar un amparo a partir de la clausura que se dio el 27 de febrero, por lo que están al pendiente de las notificaciones que se puedan dar en juzgados de estados como Coahuila, Baja California, el Estado de México o incluso el Distrito Federal.

La munícipe comentó que, con la resolución emitida por el Poder Judicial en la entidad, las autoridades le han dado la razón a la administración municipal de cerrar estos lugares.

Ricardo Alanís