9 de agosto de 2013 / 07:29 p.m.

Enrique Camarena Salazar agente de la DEA (Agencia Antidrogas de Estados Unidos) infiltrado dentro del cártel de Guadalajara fue secuestrado el 7 de febrero de 1985, según investigaciones del gobierno estadounidense, y después asesinado por una venganza del cártel del Pacífico.

El cuerpo de Camarena fue localizado el 5 de marzo con huellas de tortura en una zona rural del pueblo llamado La Angostura, en el estado de Michoacán.

El agente de la DEA tenía 4 años dentro de la organización criminal y fue el encargado de revelar la ubicación del rancho El Búfalo en Ciudad Juárez, Chihuahua, propiedad de Félix Gallardo y donde trabajaban al menos 10 mil campesinos en la siembra y cosecha de mariguana.

Según datos publicados por Héctor Aguilar Camín en la revista Nexos, el 6 de noviembre de 1984 fuerzas federales implementaron un operativo en dicho terrero en donde se decomisaron ocho mil 500 toneladas del enervante.

Tras descubrir que Camarena era un infiltrado, el capo Rafael Caro Quintero ordenó su captura.

La versión oficial de los hechos dicta que el agente de la DEA fue secuestrado por cinco sujetos a unas cuadras del consulado de los Estado Unidos y llevado a una casa de Caro Quintero, en la calle de Lope de Vega 881 en Guadalajara, Jalisco.

En el texto de Aguilar Camín, se indica que Caro Quintero grabó parte del interrogatorio al que sometieron a Camarena: “No hay en esa grabación ruidos de golpes, gritos de tortura. Le piden a Camarena que dé nombres de agentes e informantes de la DEA. Camarena los da. Hay muchas voces en el cuarto, pero sólo dos interrogadores. Uno es duro y crudo. El otro suave, paciente, profesional. Camarena le responde una vez llamándolo comandante”.

Aguilar Camín también menciona que el 8 de febrero Ernesto Fonseca Carrillo, alias “Don Neto”, jefe del cártel de Guadalajara, fue a la casa de Caro para hablar con Camarena:

—¿Qué hacen aquí, a qué vienen? —le pregunta Caro. —A entrevistarme con Camarena —responde Don Neto. —Pues a ver si lo alcanzas, porque ya no habla —se burló Caro en aquella ocasión.

Un mes después fue encontrado el cadáver del estadounidense y la DEA puso en marcha la Operación Leyenda, una de las más grandes en su historia para investigar el homicidio de uno de sus miembros.

Como respuesta al operativo, en abril de 1985 Rafael Caro Quintero fue capturado en Costa Rica y sentenciado, en diciembre de 1989, a 40 años de cárcel como responsables de la tortura y muerte de Camarena.

Sin embargo, en marzo de 2012 Rafael Caro Quintero promovió un amparo directo con la finalidad de salir antes de la cárcel, pero la primera sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación desechó la petición.Ahora, tras 28 años de estar preso, el ex líder del cártel de Guadalajara fue absuelto y se ordenó su libertad al considerar que éste fue juzgado en forma indebida por el asesinato del agente de la DEA.

Fuentes indican que el Primer Tribunal Colegiado en Materia Penal, con residencia en Jalisco, determinó que Caro Quintero no debió ser enjuiciado en el fuero federal, sino en el fuero común, ya que el estadounidense no era un diplomático ni un integrante consular.

Redacción