4 de diciembre de 2013 / 09:33 p.m.

 

Linares.- El gobernador de Nuevo León, Rodrigo Medina de la Cruz invitó al propietario del antro “el Catrín” a que denuncie formalmente ante la Procuraduría General de Justicia el presunto delito que cometió un policía municipal de Monterrey durante un operativo al interior del establecimiento.

De acuerdo a Abel Ocañas, propietario del negocio ubicado en la zona Tec, un uniformado “sembró” droga en la barra para argumentar que ahí se vendía droga y motivar la clausura que finalmente se dio por diversas cuestiones.

Este asunto ya es de conocimiento del mandatario estatal y solicitó a los quejosos a que coadyuven con las autoridades.

“Tenemos que iniciar una investigación, la Procuraduría ahí tendrá que hacer lo propio con esta denuncia que se hace pública a través de los medios de comunicación y además investigar qué fue lo que sucedió en ese asunto.

Sí hay una denuncia, tendrá que acercarse ante el ministerio público para formalizar esta denuncia para que coadyuve con la autoridad y por supuesto hacer la investigación correspondiente”, mencionó.

Señaló que es preocupante que una autoridad esté involucrada en un hecho como estos por lo cual se tiene que investigar a fondo.

“No debe haber ninguna represalia, por lo que se es una autoridad municipal y pronto vamos a estar muy atentos a que no suceda una situación de esa naturaleza, si hay alguna denuncia pues hay los conductos legales y procedimientos que se deben desahogar pero no tiene nadie porque sufrir una represalia  por este asunto”, advirtió.

Según la versión del municipio de Monterrey, los policías y marinos que participaron en la inspección del pasado sábado, actuaron de manera legal y se dio cuenta de ello al Ministerio Público.

Sandra González