12 de junio de 2013 / 11:41 a.m.

Área metropolitana • Una nueva tromba que cayó en la ciudad, afectó la vialidad en avenidas de la zona metropolitana y dejó varados en medio de encharcamientos a cientos de automovilistas.

Además deslaves que arrastraron piedras y lodo obstruyeron la vialidad sobre las avenidas Morones Prieto y Constitución.

La lluvia que comenzó alrededor de las 22:00 horas, cayó con fuerza en los municipios de San Nicolás, Escobedo y Guadalupe.

A su paso dejó encharcamientos y principales avenidas como López Mateos, Conductores, carretera a Colombia-Laredo, y avenida Sendero.

En la zona del fraccionamiento Constituyentes de Querétaro, en el municipio nicolaíta, la basura tapó las alcantarillas que existen sobre las calles y esto hizo que el agua se estancara inundando la avenida López Mateos y Conductores.

Sobre esas arterias, la vialidad se dificultó para camiones urbanos, automóviles y camionetas que pasaban por ese sector.

Para los usuarios de transporte urbano, el caos llegó al punto que tuvieron que utilizar las bancas de los parabuses para evitar ser alcanzados por la corriente de agua.

Mientras que en el municipio de Guadalupe, sobre la avenida Morones Prieto a la altura de la colonia Azteca, un deslave arrastró piedras, basura y lodo.

Esto provocó que los carriles de circulación de esa arteria quedaran imposibilitados para el tráfico vehicular, generando una larga fila de automóviles.

A la misma altura, pero del otro lado del río Santa Catarina, un segundo deslave que arrastró piedras, materialmente cerró tres carriles hacia Monterrey.

Aunado a lo anterior, se formó una enorme laguna que impidió el paso de vehículos hacía el oriente de la ciudad, lo que movilizó a elementos de Tránsito de Guadalupe.

Una patrulla fue concentrada en el lugar para alertar a los automovilistas sobre el riesgo de pasar por esa zona.

MARCIAL PASARÓN