8 de junio de 2013 / 11:47 p.m.

 

 

Ciudad de México • El reloj marcaba las 4:45 cuando la banda británica One Direction a bordo de tres camionetas abandonó el hotel en donde se esperan en la Ciudad de México rumbo al Foro Sol, en donde en unas horas ofrecerán el primero de dos conciertos, como parte de su gira mundial Takeme home.

Minutos antes ya se había desplegado un operativo con oficiales a bordo de motocicletas de la Secretaría de Seguridad Pública, y una valla humana de seguridad privada denominada Lobo, así como seguridad del hotel prepararon el camino para el paso de los vehículos.

La zona había sido acordonada, incluyendo la Calle de Burdeos y la lateral de Avenida Paseo de la Reforma, provocando que la euforia de las más de 3 mil fans se desbordara al saber que en cualquier momento verían salir al quinteto británico.

Su emoción en ningún momento se vio empañada a pesar del sol ardiente, la espera de varias horas y los sacrificios que realizaron para permanecer a las afueras del hotel.

Minutos antes de su salida, algunas fans que estaban hospedadas en el mismo hotel dieron falsas alarmas a los cientos de fans, asomándose por las mismas ventanas por las que Naill y Zyan aparecieron horas antes de su partida, lo cual provocó fuertes rechiflas y el enfado de las adolescentes, que finalmente rompieron en llanto al ver a sus artistas rumbo al escenario que aguarda impaciente su presentación musical.

Sofía Reyes