4 de julio de 2013 / 12:24 p.m.

Escobedo y García • Cegado por los celos, un joven obrero asesinó a su esposa de apenas 18 años de edad y luego arrojó su cadáver en un registro de Agua y Drenaje a unas cuadras de su domicilio, en la colonia Los Altos, en el municipio de Escobedo.

Luis Érik Lovera Contreras, de 19 años de edad, armó toda una historia e hizo saber a su familia que la joven identificada como Sahaira Alejandra González Piña, de 18 años, había desaparecido de manera misteriosa después de que discutieron por una llamada al teléfono que ella recibió al celular e incluso pidieron la intervención de la Agencia Estatal de Investigaciones.

La incertidumbre de la familia política creció, así como la desesperación de que no la encontraban, más porque tenía que atender a un bebé de apenas seis meses de nacido y para ellos la Policía no hacía nada, sin imaginarse que su hijo la había matado, quien logró ‘engañar’ a su familia.

Sin embargo, el miércoles por la mañana la familia encontró un anónimo escrito en una hoja de máquina que fue dejada en la puerta del domicilio ubicada en la calle Madero 805, en la colonia Los Altos, donde les comunicaban que la joven estaba muerta y que estaba dentro de una alcantarilla.

Los familiares se dirigieron hasta el cruce de las calles Anastacio Bustamante y Francisco I. Madero, a unos 30 metros de la casa donde estaba una alcantarilla cubierta con una madera y al levantarla descubrieron con horror el cadáver de Sahaira, quien ya estaba en estado de descomposición.

El lugar de inmediato se vio abarrotado de elementos de la Policía de Escobedo, quienes fueron los primeros en llegar y al confirmar el hallazgo del cadáver dieron parte a la Agencia Estatal de Investigaciones, quienes llegaron acompañados de elementos de Servicios Periciales, quienes fueron apoyados por personal del 911, quienes con equipo especial se metieron al pozo de unos dos metros de profundidad, aproximadamente, y sacaron el cuerpo.

En el lugar estaba el suegro de la joven identificado como César Rodríguez Arias, quien dijo que fue el pasado 24 de junio alrededor de las diez de la noche, cuando Sahaira Alejandra salió en compañía de su esposo y una amiga a la plaza de la colonia, ubicada a unas dos cuadras.

Manifestó que él supo, que su nuera recibió una llamada telefónica y se puso demasiado nerviosa, mientras su esposo jugaba fútbol a distancia.

Tras esta declaración, los investigadores retuvieron al esposo para interrogarlo sobre esa discusión y finalmente no pudo más con su cargo de conciencia y terminó por confesar el asesinato.

Fatal noticia

Sahaira Alejandra González Piña, de 18 años de edad, residía en la calle Madero 805, en la colonia Los Altos, a unos 30 metros de donde fue encontrado el cuerpo sin vida.

El crimen fue descubierto frente a una bodega ubicada en las calles Anastacio Bustamante y Francisco I. Madero, en la colonia Los Altos, del municipio de Escobedo.

Los parientes de la ahora occisa recibieron una llamada donde les decían que en una fosa estaba el cuerpo de la jovencita desaparecida y al acudir se comprobó la versión.

Hallan a un encobijado

Encobijado y con los pies descarnados a causa de los animales de rapiña, un hombre fue encontrado sin vida en un solitario lugar del municipio de García.

El cadáver presentaba un avanzado estado de descomposición, y por ese motivo las autoridades no pudieron establecer el tipo de lesiones que presentaba.

El caso fue reportado a la Policía poco después de las 16:00 de ayer en un terreno baldío aledaño a la carretera a García.

Fue una llamada anónima al C-4 (Centro de Comunicación, Comando y Cómputo) de aquella ciudad, la que alertó a las autoridades sobre la presencia del cadáver.

Elementos de la Policía Municipal acudieron a aquella zona y efectuaron el acordonamiento, para iniciar las investigaciones.

REDACCIÓN