14 de agosto de 2013 / 11:58 a.m.

Monterrey • El Gobierno del Estado se mostró conforme con el fallo del Primer Juez de Distrito en Materia Administrativa a favor de la legalidad en el alza del 50 por ciento en el Impuesto sobre Nómina (ISN), lo que valió ganar el primer round contra la iniciativa privada.

Álvaro Ibarra, secretario general de Gobierno, indicó que esta decisión confirma el hecho de que nunca se actuó con irregularidad, pero rechazó entrar en mayores polémicas con los empresarios que impugnaron el gravamen.

"Somos muy respetuosos del Poder Judicial, también de los ciudadanos y tienen su derecho a ellos seguir combatiendo, yo ahí la dejaría en ese tema.

"Desde un principio lo hemos dicho, no se cometió ninguna irregularidad, se actuó conforme a Derecho y fue aprobado por los mismos diputados", expresó el funcionario.

El rechazo de los primeros amparos de empresas regiomontanas (tres de ellas de Coparmex) contra el incremento del ISN fue calificado como "decepcionante y complicado" por representantes de gremios empresariales.

Como MILENIO Monterrey dio a conocer ayer, nueve empresas regiomontanas sufrieron un revés judicial al serles desechados los amparos interpuestos contra el alza del 50 por ciento de la tasa del gravamen. Según información de organismos empresariales, unas 500 compañías optaron por este recurso legal.

Son juez y parte: Index

La resolución ha provocado molestia entre los miembros del gremio, quienes advirtieron que el incremento afectaría a la generación de empleos.

"Es un poco de decepción, es el anuncio de una muerte anunciada (sic); creíamos que teníamos bases sólidas para pelear por esta decisión unilateral por parte del estado. De entrada sabíamos que no era una batalla fácil; en cierto modo el gobierno es juez y parte en todo esto", dijo Horacio Campaña, presidente de Index Nuevo León, que agremia a empresas maquiladoras extranjeras y mexicanas.

Aseguró que los amparos de las 62 maquiladoras -90 por ciento extranjeras, principalmente de Estados Unidos- continúan en proceso y no han sido notificadas de algún rechazo.

"Vamos a seguir peleando independientemente de que nos rechacen algunas o todas, nos vamos a seguir manifestando en contra de un incremento unilateral y abusivo de parte del Gobierno del Estado, que antes de ajustar sus propios gastos busca reflejar en terceros para que ellos paguen los platos rotos de un gasto desenfrenado", aseguró.

Algunas de las compañías de Index que recurrieron al amparo emplean en promedio unas 600 personas cada una. Estos negocios reportan su pago de ISN, pero han tomado medidas como el reajuste de personal en un ambiente de desaceleración económica, detalló Campaña.

Es absurdo: Coparmex

En el caso de Coparmex Nuevo León, José Mario Benavides, detalló que se rechazó el amparo a tres de las cien compañías afiliadas que lo interpusieron.

"Estamos analizando si continuamos el proceso de revisión, analizamos la postura del tribunal para comentar con nuestros socios sobre una segunda instancia que sería la revisión y para ello tenemos 15 días para interponer este recursos, y en ese sentido estamos recibiendo las primeras notificaciones", dijo.

Una de las compañías a las que se rechazó al amparo pertenece al sector industrial y las otras dos al servicio, señaló Garza Benavides, sin detallar los nombres.

El directivo sentenció que es absurdo para Nuevo León tener una tasa de desocupación de 5.7 por ciento y un impuesto que lejos de incentivar la creación de empleo, lo castiga.

"Nuevo León necesita generar 100 mil empleos al año y no los estamos generando, y con esta tasa que grava el empleo nunca lo vamos a alcanzar", refirió.

Lo anterior es negado por el secretario del Trabajo en Nuevo León, Héctor Morales Rivera, quien aseguró que no se han perdido empleos ni se ha frenado la creación de nuevas plazas a consecuencia del aumento del gravamen.

Al respecto, recordó el Decreto de Fomento al Empleo hecho por el gobernador, que condona cien por ciento de pago del ISN durante cuatro años a las empresas que generen nuevas plazas y para aquellas que ofrezcan su primer empleo a jóvenes, beneficio que puede ser permanente para las compañías que recluten a personas discapacitadas o mayores de 60 años de edad.

REYNALDO OCHOA, LUIS GARCÍA Y VÍCTOR SALVADOR CANALES