2 de mayo de 2013 / 02:51 p.m.

Monterrey • La cita y el lugar para la guardia de honor ante el Monumento al Obrero que, con motivo del Día del Trabajo organizó la dirigencia de la CTM, fue en un café del Hotel Monterrey.

Uno a uno fueron arribando al lugar alcaldes, diputados federales y locales.

Por cortesía política, se decidió que el Gobernador Rodrigo Medina encabezara el acto, como ha sido en años anteriores.

El dispositivo de seguridad fue muy fuerte: Fuerza Civil, Policía Federal Preventiva y Marinos.

A las 8:30 salieron los políticos encabezados por el dirigente de la CTM, Ismael Flores.

Minutos después, aparece la camioneta oficial conducida por el secretario General de Gobierno, Álvaro Ibarra Hinojosa, y de copiloto, obviamente, el Gobernador Rodrigo Medina.

También estuvieron los alcaldes: César Cavazos de Escobedo; de Guadalupe César Garza; de García Jesús Hernández; el diputado federal, Héctor Gutiérrez y el ex alcalde de Guadalupe, Juan Francisco Rivera Bedoya.

La sorpresa fue que el dirigente del PRI estatal, Sergio Alanís Marroquín, no asistió, en su lugar estuvo Maribel Villalón.

Eso levantó algunos comentarios, sobre todo por las relaciones un tanto frías entre los cetemistas y las autoridades estatales.

El mensaje correspondió al gobernador Rodrigo Medina, a quien hasta donde los dejaron, lo sorprendieron un grupo minoritario de integrantes de Únete Pueblo, que, respetuosamente, gritaron a través de un alta voz consignas a las autoridades.

Otro mensaje fue por parte de la diputada María de la Luz Campos, quien aseguró que ejercen un sindicalismo responsable que lucha por mejores condiciones de vida de los trabajadores.

VÍCTOR SALVADOR CANALES