16 de mayo de 2013 / 02:50 p.m.

Monterrey • A la par de las protestas en la vía pública, los maestros de Nuevo León aprovecharon su día para reclamar la asignación de plazas laborales, mejoras en los planteles y que la evaluación contenida en la Reforma Educativa se amplíe a funcionarios del ramo.

El evento que el Gobierno del Estado les organizó ayer fue el marco elegido por los líderes de las secciones 21 y 50 para posicionar los reclamos frente a miles de sus representados, que abarrotaron cuatro salas de un centro de convenciones.

Casimiro Alemán, secretario general de la sección 21, sostuvo que es urgente redefinir el rumbo de la escuela pública y emplazó a la autoridad a mejorar las condiciones existentes.

“"Decimos sí a la evaluación, pero que sea de forma integral, que abarque desde la autoridad educativa en todos los niveles hasta la práctica docente (…) solicitamos iniciar a la brevedad posible el proceso de basificación de los compañeros trabajadores de la educación…es una de las más sentidas demandas"”.

Guadalupe Castillo, secretario general de la sección 50 del SNTE, advirtió que la evaluación en puerta no es la solución final a los problemas educativos del país, pero al calificarla de inevitable, aseguró que los maestros del estado no rehuirán a este compromiso.

Pese a las demandas concretas que ambos dirigentes plasmaron en sus discursos, Rodrigo Medina se limitó a desvivirse en elogios para el sector magisterial, pero no dio respuesta a la solicitud de otorgar bases laborales.

En la ceremonia se premió a 4 mil 019 maestros por su trayectoria de 10 a 60 años de servicio en las aulas, entre ellos el de la docente Blanca Lea García Murillo, por sus 60 años de labor, además, Medina entregó de manera simbólica más de 400 galardones.

ESPERAN PLAZAS

Los maestros de Nuevo León estimaron que la asignación de plazas laborales a 6 mil agremiados que hoy trabajan por contrato se completará en el transcurso de los siguientes 3 años.

Al concluir la ceremonia en honor a los mentores, el líder de la sección 21, Casimiro Alemán, indicó que la organización espera que cada año obtengan una planta laboral entre mil y mil 200 profesores.

En el caso de la sección 21, sus dirigentes hablan de 4 mil trabajadores que carecen de seguridad por la falta de una base.

Guadalupe Castillo, de la sección 50, precisó que su gremio cuenta con 2 mil personas en esta situación, por lo que anticipó un proceso similar que permita acabar con este déficit de forma gradual.

“"Los contratos van surgiendo en base a las necesidades específicas, en algunos aspectos con una temporalidad en algunos otros aspectos un tiempo determinado, si es necesario que los maestros cumplan el perfil"”, destacó el secretario de Educación, José Antonio González Treviño.

LUIS GARCÍA