26 de mayo de 2013 / 01:58 a.m.

Monterrey.- • Con motivo de la celebración de los 50 años de que la Virgen del Roble fue nombrada y coronada como patrona principal de la Arquidiócesis de Monterrey, que se cumplen el 31 de mayo de 2014, las autoridades católicas iniciarán a partir del próximo viernes un año jubilar.

La casa de la Virgen del Roble, réplica de la Basílica Romana Santa María La Mayor y San Pablo Extramuros, será la sede el próximo viernes 31 de mayo, donde debido al jubileo que inicia ese día, se ganarán indulgencias plenarias, es decir, el perdón de todos los pecados para la feligresía.

El padre Miguel Guzmán, rector de la Basílica de Nuestra Señora del Roble, expresó que además, a partir del 2 de junio y cada domingo durante el jubileo, se realizará una peregrinación a las cinco de la tarde, que provendrá de las distintas parroquias que integran los diferentes decanatos de la Arquidiócesis.

“Se acercan los 50 años de que la Virgen del Roble fue nombrada patrona principal de la Arquidiócesis, al mismo tiempo que fue coronada como tal; eso fue en el año de 1964 y ahora, en el 2014, en mayo, se cumplirán los 50 años; para ello se ha preparado un buen jubileo; ya el papa Francisco nos ha dado el permiso para que todo el pueblo gane la indulgencia plenaria.

“El señor Obispo, también, don Rogelio va a venir a cerrar esta eucaristía y ha pedido que todas las parroquias de todas la arquidiócesis, vengan en peregrinación a lucrar esa indulgencia aquí en la Basílica: el 31 de mayo de 2013, el inicio del año jubilar”, dijo.

Mencionó que esa fecha, el Arzobispo de Monterrey, Rogelio Cabrera, presidirá la eucaristía en esa basílica.

Miguel Guzmán comentó que la actual basílica de El Roble es la cuarta iglesia que se construye en ese lugar, ya que la primera fue una sencilla capilla de adobe levantada en 1882, pero que en poco tiempo se cayó.

Después se hizo otra más grande, pero fue insuficiente; en 1905 se construyó la tercera de mayor tamaño, pero con errores en la estructura de la cúpula, por lo cual también se derrumbó.

“En 1905 la cúpula se vino abajo y exactamente cayó encima de la Virgen del Roble, pero cuál fue la sorpresa que entre todos esos escombros, la Virgen quedó cubierta entre fierros y varillas retorcidas y se encontró intacta, milagrosamente, desde ahí tenemos uno de los milagros de cómo la Virgen ha permanecido aquí con nosotros a través de todos estos años.

“(De la actual iglesia) empezó la reconstrucción como en el 57 o 58 y terminó en el 64 y, en ese día 31 de mayo, se inauguró la Basílica y ese mismo año fue la coronación y fue nombrada patrona principal de toda la Arquidiócesis de Monterrey”, dijo.

La imagen o nicho de la Virgen del Roble fue traído en 1592 por Fray Andrés de León, misionero franciscano, proveniente de Saltillo, que colocó esa imagen de la Virgen Santísima en el hueco de un roble, para protegerla de las incursiones de los indígenas nómadas y salvajes.

Tiempo después de la fundación de la ciudad, una humilde pastorcita que cuidaba cabras oyó que desde un roble la llamaban con toda claridad e insistentemente por su propio nombre.

Grandemente admirada por aquel inesperado llamamiento, avisó al párroco del lugar, quien trasladó el nicho a la Catedral, donde fue depositada por más de cien años.

Sin embargo, en tres ocasiones la imagen desapareció de la Catedral y esas tres veces fue localizada en el mismo roble, por lo que entendieron que la petición de la Virgen era que le edificaran en ese sitio un templo, el templo que cumplirá 50 años, al igual que su coronación.

Ricardo Alanís