13 de febrero de 2013 / 12:26 p.m.

Monterrey • “"Fue por celos que hice eso, porque Moy me dijo que andaba con un chavo de una camioneta blanca"”, fueron las palabras con las que el presunto homicida Axel Antuán Landeros Reyes, de 19 años de edad, describió el motivo por el que asesinó al pequeño de tan sólo 8 años de edad.

Presentado en las instalaciones de la Policía Ministerial, siempre flanqueado por dos elementos de la corporación, el sujeto, quien cuenta con antecedentes por el delito de daño en propiedad ajena, dijo a los medios de comunicación que cometió el crimen por celos y que con engaños habían llevado al menor hasta el lugar donde fue encontrado.

“"Me lo llevé de una tienda que está ahí por su casa, le dije que fuéramos al río y después pasaríamos por su mamá, pero me lo llevé al río y lo tomé del cuello y le hice eso"”, fue la declaración que dio el sujeto, con rostro sereno mientras era captado por los medios de comunicación.

Los informes de las autoridades señalan que, según las investigaciones que realizaron, Landeros Reyes fue localizado en su vivienda y al interrogarlo les narró una historia que, después, cambió para confesar el crimen.

El último adiós

El ambiente de tristeza reinaba en el callejón Santa Fe de la colonia Las Sabinas, en el 102 de este lugar, eran velados los restos del niño que a diario, vecinos familiares y amigos, veían correr y jugar con otros de su misma edad.

Desde la madrugada de ayer, el cuerpo del pequeño Moisés Alejandro Juárez Rojas fue llevado a este lugar, la sala donde realizaba sus tareas escolares y donde en muchas ocasiones se quedó dormido viendo televisión; en este sitio y ante el pequeño ataúd los familiares rezaron por el eterno descanso de su alma, durante toda la madrugada.

Dentro y fuera de la vivienda todo era dolor y angustia; todo mundo se preguntaba entre sí, los motivos que habían llevado al sujeto a privar de la vida al infante que apenas cursaba el tercer grado de primaria.

Las ofrendas florales llegaban de todos lados, familiares, amigos, conocidos y hasta del personal de las empresas donde laboran la madre y la abuela del niño estuvieron presentes.

Algunos de los niños jugaban afuera de la casa, donde era velado el pequeño, sin saber qué era lo que había pasado con Moy, como lo llamaban de cariño, pues con su inocencia no captaban la magnitud del aberrante crimen.

Fue poco después de las 10:00 cuando llegó al lugar una lujosa carroza, en la que llevarían al menor hasta su última morada, un panteón en Benito Juárez.

Claves

Puede prevenirse

- La situación de violencia que llevó Axel Landeros a asesinar podría repetirse en otras relaciones en la comunidad debido a los celos no controlados, advirtió la Facultad de Psicología.

- Miguel Villegas Lozano, maestro de la institución, dijo que el perfil de Landeros Reyes se basa en aparecer como una persona buena y amable y con ello oculta su realidad.

- Exhortó a quienes tengan actitudes de este tipo acudir ante esta agrupación para evitar llegar a violencia extrema y facilitó el número telefónico 8348-10-65 extensiones 321 y 322.

ALBERTO VASQUEZ