5 de agosto de 2013 / 03:32 a.m.

La señora Esther Salas Mariscal, como cada año, celebró su cumpleaños, pero esta ocasión fue un aniversario especial, ya que celebró un siglo de vida.

En punto de las 14:00, sus familiares, entre ellos hijos, nietos y bisnietos, se reunieron en su domicilio, para festejar su aniversario, en donde todos coincidieron en que el mejor regalo es la buena salud de la festejada.

Sus familiares más cercanos, como su hijo Refugio Cortés Salas, de 65 años, mencionó que uno de los valores que su madre le enseñó, fue precisamente la unión familiar, y es este el legado que ha dejado a toda su familia.

Entre los familiares de la festejada, asistieron 9 hijos; 45 nietos; 94 bisnietos y 28 tataranietos, quienes celebraron la fecha tan especial para toda la familia.

Doña Esther partió su pastel de cumpleaños y posó para las fotografías con sus hijos, nietos, bisnietos y familiares allegados a la familia.

Cynthia Salazar