8 de marzo de 2013 / 10:57 p.m.

La vida pública en la Ceiba se acabó ya que al menos durante los últimos dos años fue vista con temor por los habitantes luego de que en éste fueron escondidas varias víctimas de secuestro.

 

Guerrero • Lo que antes fue el próspero Rancho La Ceiba, propiedad del extinto ex alcalde de Tecoanapa, Adulfo Matildes Ramos, y que hoy es conocido también como “la casa de los tormentos”, se encuentra abandonado desde que los grupos de autodefensa desmantelaron una célula del crimen dedicada al secuestro, extorsión, venta de droga y homicidios por encargo.

La Ceiba tuvo su auge durante la década de los noventas, hasta hace algunos años funcionó como centro de esparcimiento; tiene alberca, chapoteadero, helipuerto, cabañas y restaurante.

Está ubicado sobre la carretera federal que comunica a Tecoanapa con Ayutla de los Libres, a menos de un kilómetro de la comunidad de Buena Vista, en donde el próximo domingo se anunciará la conversión de la autodefensa en Policía Comunitaria (PC) regular.

Originalmente contaba con una extensión cercana a las 28 hectáreas, pero con la juventud del ex alcalde Matildes Ramos también se diluyó el poder político y económico, hasta que sus dos familias comenzaron a repartirse la propiedad, incluso llegaron a considerar la posibilidad de venderla en partes.

Cecilia Andraca García -segunda esposa de Adulfo Matildes-, refiere que este primero vendió 22 hectáreas de tierra, después repartió lo que le quedaba cediendo 7 hectáreas a la primer mujer y sus hijos, mientras que a ella le adjudicó solamente una extensión de 5 mil metros cuadrados.

La señora Andraca García fue diputada local en la 54 Legislatura local, se conformó con su parte de La Ceiba porque en ella había un par de albercas con tobogán, la apertura de éstas al público le permitían obtener ingresos para subsistir.

Pero la vida pública en la CEIBA se acabó, al menos durante los últimos dos años fue vista con temor por los habitantes de Ayutla de los Libres y Tecoanapa, ya que en dicho lugar fueron escondidas varias víctimas de secuestro.

De acuerdo a la información que la Unión de Pueblos Organizados del Estado de Guerrero (UPOEG), una troje utilizada para almacenar maíz, de pronto se habilitó como espacio de confinamiento para secuestrados.

Los datos los obtuvieron de las personas detenidas durante las acciones emprendidas a partir del 5 de enero del presente año.

La propia Cecilia Andraca refiere que a la casa principal del rancho ahora se le conoce también como la casa del tormento, por los actos de tortura que ahí se practicaban, aprovechando que es una propiedad alejada de la cabecera municipal de Tecoanapa.

“Hay también un árbol, en donde dicen que también llevaban a la gente para martirizarla”, reconoce la mujer, que el lunes 4 de marzo acudió a Chilpancingo para desmarcarse de todo lo malo que haya pasado en la propiedad, ya que esta se encontraba en posesión de otra persona.

Seca, abandonada y resguardada por perros

La puerta de acceso al balneario está flanqueada por un espectacular metálico rotulado con letras blancas sobre un fondo color rojo, es un anuncio patrocinado por una empresa refresquera.

La manta que resalta el servicio de alberca con chapoteadero y tobogán está enredada y su contenido ya no se aprecia, dos estructuras de metal hacen la función de portón y están sujetas con una cadena y candado.

El camino de acceso es rústico y por el tamaño de los arbustos se percibe que ya no ha sido recorrida por automóviles.

En la entrada principal de la casa grande hay una fuente seca rodeada por un pequeño jardín con flores frescas, el entorno natural favorece la vitalidad de las mismas, porque hace ya mucho tiempo que no reciben la atención del personal que ocupaba la propiedad.

En la primera construcción se exhibe una cartulina blanca que anuncia la venta de alimentos; pozole y mariscos los jueves y viernes. A un costado se observa una lona que ofrece la venta de la propiedad en partes.

Venta de lotes, apártelo, pague en 2 meses, fraccionamiento La Ceiba, indica el letrero y muestra un número de teléfono celular para establecer el contacto.

El portón principal también se forma con estructuras de metal color azul, dicha entrada está pavimentada y se resguarda por grandes árboles de mango, a cuya sombra descansan varios perros que al percatarse de la presencia de extraños comienzan a inquietarse.

Hasta donde se puede observar la propiedad está sola pero el acceso a la misma está resguardada por la autodefensa que impulsa la UPOEG, que presume la existencia en el lugar de cuerpos de personas secuestradas y asesinadas, mismas que hasta el momento están en calidad de desaparecidas.

Se comenta al dirigente de la UPOEG, Bruno Placido Valerio el interés de ingresar para recoger algunas imágenes del lugar, dada la cantidad de testimonios que señalan al rancho como centro de operaciones de delincuentes.

“Solo que te pongas tu paliacate y te cuelgues tu fusil”, responde a manare de chascarrillo el dirigente, como una forma de decir no al requerimiento de los comunicadores.

ROGELIO AGUSTÍN ESTEBAN