30 de mayo de 2013 / 10:40 p.m.

Monterrey • La Secretaría de Salud (SSNL) aplicó una medida de seguridad en contra del centro de rehabilitación "Encuentro Conmigo" al detectar anomalías en su operación aunque nada se puede hacer por el maltrato físico contra los internos, aclaró el subsecretario de Regulación Sanitaria, Sergio Maltos Uro.

Deficiencias en la estructura del inmueble, mal manejo de medicamentos controlados e insalubridad a la hora de preparar los alimentos, fueron las fallas que detectó el departamento especializado de la SSNL.

Tras la revelación de un vídeo donde se muestran las prácticas poco ortodoxas para rehabilitar a los jóvenes y los testimonios que reforzaron la denuncia, la Secretaría de Salud emprendió una visita para atender lo referente a cuestiones médicas.

"Anomalías muy graves, desde el carácter estructural, inseguridad en instalaciones eléctricas, insalubridad en preparación de alimentos, problema de manejo de medicamentos psicotrópicos que requieren una receta sin contar con ella, falta de resguardo de los medicamentos psicotrópicos, tenían acceso diferentes personas a los medicamentos".

"Falta de expediente clínico, evaluación médica de las personas asiladas, un cumplimiento menor al 40 por ciento de la Norma 028 que es la que nos señalan las condiciones en las que deben estar atendidas estas personas y un problema de falta de dignidad a quienes estaban en este sitio", refirió el funcionario.

A partir de la notificación que envió la Secretaría de Salud a los propietarios del establecimiento, tienen una semana para presentar pruebas que refuten lo señalado así como un plan de corrección de fallas.

En caso de no sustentar con pruebas la buena operación del centro de rehabilitación, este será clausurado por las autoridades de salud.

Lo referente a los maltratos físicos, el subsecretario de regulación sanitaria recomendó interponer la queja ante el Ministerio Público.

"La problemática relacionada con maltrato es competencia de otra instancia, ahí les pediría a los pacientes y a las propias familias que acudan a la Procuraduría a presentar la denuncia correspondiente, podría tener implicaciones de carácter penal pero está fuera del alcance de verificación sanitaria", mencionó.

En tanto los jóvenes que estaban en condiciones de ser regresados con sus familias así lo hicieron; quienes requerían de un tratamiento fueron remitidos a otros centros, mientras que los pacientes psiquiátricos se canalizaron con otros especialistas del área de Salud Mental de la SSNL.

SANDRA GONZÁLEZ CORTÉS