29 de agosto de 2013 / 04:28 a.m.

Aunque no tiene la obligación de calificar y menos de ser campeón, Omar Asad está muy cerca de llevar al Atlas a los octavos de final de la Copa MX. En el Estadio Miguel Alemán Valdés, los Zorros rescataron un empate a un gol ante el Celaya, en el marco de la cuarta fecha.

Los rojinegros continúan invictos en la Copa, se llevaron la serie ante los bureles, y se mantienen como sublíderes del grupo 7 con 10 puntos (dos de ellos por ganar las series ante Tecos y Celaya).

Al tener la serie y los números de su lado, los Zorros mostraron comodidad dentro de la cancha, cediendo por algunos pasajes la iniciativa a su rival, que con muchas limitantes trataba de acortar las distancias futbolísticas.

El duelo se perdió en gran parte del primer lapso en una lucha sorda y sin claridad de ninguno. El balón no lograba llegar a terreno enemigo. Un error del zaguero rojinegro Elizalde generó la primera sensación de peligro de la noche.

Pasada la media hora de juego, y sin tener ningún merecimiento, Celaya movió los cartones por conducto del habilidoso Luis Trillo. La acción se gestó desde el corredor derecho con un servicio elevado al área, allí, Leandro Carrijo apareció para retrasar la pelota estirando la pierna, y llegando de atrás, en los linderos del área, Trillo sacó un derechazo que se anidó pegado al poste izquierdo de Alan López.

Tuvo que recibir el gol para que Atlas generara la primera opción del compromiso. Carlos Nava se internó a terreno local, al llegar al área chica sirvió de manera retrasada a la aparición de Julio César Betancio que de media vuelta remató, sin embargo, su impacto encontró la pierna de Villagomez cuando el arquero Ríos se encontraba totalmente vencido.

Omar Asad reforzó su ataque en el complemento con el ingreso de Edson Rivera. Pero antes de crear situaciones de gol, los Toros estuvieron a nada de aumentar la ventaja en una mala salida de Antonio Briseño. El Pollo perdió la pelota y a toda velocidad Leandro Carrijo enfiló hacia el arco y estrelló su zurdazo en el poste derecho de Alan López.

Los atlistas tomaron confianza y la esférica con el paso de los minutos. El dominio visitante se reflejó en una acción que tuvo acierto y error. En tiro libre directo, desde tres cuartos de cancha, Jahir Barraza probó con pierna izquierda y su impacto, algo machucado, encontró el desvío de la pierna de un rival para dejar sin ninguna oportunidad al guardameta Ríos, quien ya se encontraba en el césped.

Aunque Atlas cerró con todo y creó un par de opciones para llevarse la victoria, el tiempo ya no alcanzó y todo quedó en un empate a un gol, resultado que deja muy cerca a los rojinegros de los Octavos de final del certamen.

Rigoberto Juárez