2 de mayo de 2013 / 01:12 p.m.

 La marcha conmemorativa del Día Internacional del Trabajo —anunciada como una actividad pacífica— culminó con un enfrentamiento a pedradas entre maestros disidentes y personal de seguridad en la residencia oficial Casa Guerrero, además de que se dañaron 15 vehículos oficiales y se realizaron pintas en edificios públicos.

En un recuento preliminar se tiene el dato de 15 vehículos oficiales dañados por los profesores, también hubo pintas y cristales rotos en la Auditoría General del estado, la Secretaría de Educación de Guerrero, el palacio de gobierno, el Congreso local, el ayuntamiento de Chilpancingo y Palacio de la Cultura.

A las nueve de la mañana, la dirigencia de la CETEG convocó a una conferencia de prensa para dar a conocer algunos detalles de la movilización, no estuvo el secretario general, Gonzalo Juárez Ocampo, y sí el vocero Minerivino Morán.

Respecto a la ausencia de Juárez Ocampo, Morán negó que sea consecuencia de una división interna en la CETEG, anticipó que el profesor estará en una mesa de negociación que se desarrollará en la Ciudad de México.

Anunció que por ser conmemorativa, la marcha sería completamente pacífica.

De contingentes y recorridos

En la protesta, además de la CETEG participaron policías comunitarias de Tixtla y Olinalá, estudiantes de la Universidad Autónoma de Guerrero, sindicatos independientes y alumnos de las nueve normales públicas de la entidad.

La movilización comenzó en la avenida Ruffo Figueroa, tomó la lateral norte-sur del bulevar Vicente Guerrero, luego avanzó hacia palacio de gobierno, donde dañaron una camioneta oficial y realizaron pintas contra el jefe del Ejecutivo local, Ángel Aguirre Rivero.

Al pasar por el Congreso local lanzaron piedras con resorteras para quebrar una decena de cristales en el primer y segundo piso, según informó el presidente de la Comisión de Gobierno, Bernardo Ortega Jiménez.

Rumbo al centro, sobre la avenida Lázaro Cárdenas les quedó de paso la Auditoría General del estado, también le lanzaron piedras y quebraron los parabrisas de los vehículos oficiales que tuvieron a la vista.

En el zócalo se desarrolló una concentración en la que reprocharon la resistencia de los gobiernos estatal y federal para dar marcha atrás a la reforma educativa.

Cuando el mitin terminó, alrededor de las 14:20 horas, se dio la indicación de regresar marchando, pero se sugirió mantenerse agrupados, ya que las actividades de la jornada todavía no terminaban.

Petardos y aerosol

Primero pasaron a las oficinas centrales de la Secretaría de Educación de Guerrero, donde realizaron pintas y causaron daños, después avanzaron calle arriba hasta toparse con la puerta uno de la residencia oficial Casa Guerrero.

Al principio la fórmula fue la misma: piedras, palos, pintas con aerosol y patadas contra la gran estructura de metal.

El contingente de la retaguardia logró abrir la puerta principal y unos manifestantes pisaron fugazmente el interior de la casa de gobierno, lo que motivó que el personal de seguridad arremetiera contra los manifestantes.

Se generó un intercambio de proyectiles que se prolongó por espacio de 15 minutos, tiempo en que los cetegistas lanzaron petardos que causaron daños en la teja de la puerta y arrinconaron a los custodios.

En ese trance un vehículo oficial fue volteado y apaleado por los manifestantes, dejándolo casi en estado de pérdida total.

De momento no hay personas lesionadas, para las 16:00 horas, peritos de la Procuraduría General de Justicia arribaron al lugar para realizar las primeras diligencias y hacer una proyección de las afectaciones.

— ROGELIO AGUSTÍN, MARIANA OTERO-BRIZ Y CAROLINA RIVERA