18 de abril de 2013 / 09:10 p.m.

Chilpancingo de los Bravo  • A las 15:05 minutos una avanzada del magisterio guerrerense arribó a las inmediaciones del Congreso local, forzaron algunas puertas con hachas, tubos y palos, para luego quebrar los cristales del la entrada que va hacia la sala de sesiones.

Aunque las fracciones parlamentarias del PRI, PVEM, PANAL y PAN habían aceptado firmar el dictamen de las comisiones unidas de Educación y Presupuesto, la dirigencia de la Coordinadora Estatal de Trabajadores del Estado de Guerrero decidió ir al Congreso para ejercer presión sobre los representantes populares.

Los primeros en llegar fueron los hombres de la avanzada que portaban palos, tubos, hachas y varillas, mismas que utilizaron para forzar la puerta central, de ahí enfilaron hacia la explanada Benito Juárez, que conduce a la sala de plenos y arremetieron a pedradas contra los cristales, que en pocos minutos quedaron destrozados.

Con las hachas y los tubos arremetieron contra la puerta de metal que permite el acceso a la biblioteca Siervo de la Nación, tras varias acometidas declinaron y se replegaron a petición de sus dirigentes, bajo el argumento de que solamente realizarían un cerco multitudinario en lasinstalaciones del inmueble.

Algunos profesores portaban resorteras y con ellas lanzaron piedras al interior del inmueble, pese a la presencia de trabajadores y reporteros.

A las 15:30 las acometidas cesaron y los profesores instalaron el cerco en torno al Congreso, con la consigna de esperar a que se realice la sesión en que se presentará el dictamen relacionado con la reforma educativa local.

Cuando los maestros arribaron al edificio que alberga al Poder Legislativo, los diputados del PRI, PVEM, PAN y PANAL no habían llegado.

ROGELIO AGUSTÍN ESTEBAN