14 de mayo de 2013 / 09:42 p.m.

Igualapa • Maestros de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación en Guerrero (CETEG) festejarán el día del maestro marchando en protesta por la reforma educativa y sus leyes secundarias, anunció Rafael Salgado Quezada, dirigente regional de la disidencia.

Explicó que la CETEG participará en la marcha nacional y otra parte de docentes participará en la marcha estatal, al tiempo que precisó que cada maestro se trasladará con sus propios recursos “porque no está nadie detrás del movimiento magisterial, somos los maestros nada más, quien diga que está el narcotráfico y la guerrilla detrás del movimiento miente, esas son declaraciones descabelladas, son patadas de ahogado”, señaló.

Recalcó que la dirigencia estatal de la CETEG ya no realiza mesas de trabajo con el gobierno del estado porque consideró que ya esta rebasado, incluso reiteró la demanda de la desaparición de podres en Guerrero.

Dijo que los maestros se preparan y se trasladan con sus propios recursos y cada quien se va en carros particulares o en transporte público “pero nadie nos financía”. Agregó que las mesas de negociación se están llevando a cabo en la ciudad de México.

Respecto a los rumores de que cambiarán a la secretaria de educación en Guerrero, manifestó que la Ceteg no pide la renuncia de Silvia Romero Suárez, luchamos contra la reforma educativa, toda vez que lacera los derechos laborales de los maestros y “ahora – comentó – las leyes secundarias también afectan a los trabajadores de la educación”.

Por ello se moviliza el magisterio este 15 de mayo, porque las leyes secundarias afectan las conquistas sindicales, “te cito un caso, ahora ya no habrá interinatos, habrá contratos cada 3 meses, y por supuesto que afecta la gratuidad de la educación”, comentó Salgado Quezada.

Precisó que la marcha nacional será a las 10 de mañana y partirá de la normal superior al zócalo de la ciudad de México, mientras que la marcha estatal dijo que saldrá del campamento de la Ceteg, pero se precisó el punto de llegada.

— FRANCISCO DÍAZ / CORRESPONSAL