13 de junio de 2013 / 11:58 p.m.

La paraestatal podría detectar más usuarios que usan trucos para reducir sus cuotas, aunque las acciones para evitarlo consisten en la refacturación, en caso de no acceder podrían ir a la cárcel.

 

Monterrey.- • La historia de Felisa Medina Gómez, quien tiene cuatro meses sin energía eléctrica podría repetirse, ya que la Comisión Federal de Electricidad está revisando las instalaciones eléctricas de todos los usuarios para detectar quienes tienen irregularidades o hacen "trampa" con sus conexiones, y procederá a recuperar lo que se hayan robado en electricidad.

Laura Herrera Silva, vocera de la CFE, aclaró que la dependencia no impone multas ni sanciones, y casos como el de la señora Felisa, quien debe pagar 93 mil 993 pesos con 03 centavos, es el costo de lo que dejó de pagar en casi nueve años.

"El ajuste que se le hace a este cliente, va desde agosto del 2004 a febrero del 2013, que fue cuando se le detectó el ilícito, lo que se procede es a recuperar esa energía, nosotros no somos autoridad para multar.

"No es una multa, hacemos un ejercicio en cuanto a cantidad de aparatos que tiene, y se hace el ajuste", dijo.

Explicó que desde hace algunos años, se inició el programa de detección "Ciclo Limpio" para encontrar a quienes roban energía y recuperarlo mediante una refacturación.

Se recorren todos los sectores, casa por casa y negocio por negocio, y cuando se encuentra alguna irregularidad, se le hace un ajuste por el tiempo que se calcula han dejado de pagar, esto en base al estudio histórico de los consumos.

En el caso de Felicia Medina Gómez, se detectó que el consumo bajó drásticamente en agosto del 2004, y cuando se revisó la casa, hace unos meses, descubrieron que tenía tienda, y el consumo mínimo de los aparatos debía ser mucho más alto que lo facturado.

Además, un examen dejó en evidencia que había una "conexión puente" para que el flujo eléctrico no se registrara en el medidor.

Para ubicarlo, los inspectores de la CFE utilizan una especie de cámara-robot, que crearon siguiendo los parámetros de la que se utiliza en las laparoscopías, con la ventaja de que los ductos son mayores, pues se trata de mangueras.

"No es tanto la intención de llegar a una denuncia de carácter penal, pero ya en otras situaciones hemos tenido que proceder contra gente que ha ido a parar a la cárcel porque no ha resuelto su situación".

Un representante de doña Felisa, aceptó pagar la cantidad y firmó un documento, aunque no han vuelto para buscar una negociación.

FRANCISCO ZÚÑIGA ESQUIVEL