7 de marzo de 2013 / 10:56 p.m.

Sin tener algo definitivo, el Steaua Bucarest dio el primer golpe en la eliminatoria de los octavos de final de la Liga Europea contra el Chelsea, tras imponerse en el partido de "ida" por la mínima diferencia de 1-0.

En duelo celebrado en la cancha del Arena Nacional, el conjunto rumano hizo valer su condición de anfitrión contra el club inglés, que de nueva cuenta dejó una gris imagen bajo el mando del español Rafael Benítez, quien vive sus últimas semanas en el equipo.

Un solitario gol de Raúl Rusescu desde el manchón penal, a los 34 minutos, fue suficiente para que el Steaua se quedara con la victoria, que aunque no es definitiva, sí fue un buen golpe anímico para los Blues.

El actual campeón de la Champions se encontró con un aguerrido cuadro rumano que inició con un sólo extranjero, el polaco Lukasz Szukala, que lo dejó atacar poco sobre el arco rival, situación que se tradujo en el descalabro.

El Chelsea deberá remontar la serie en casa el jueves próximo en Stamford Bridge, pero el cometido no será sencillo ya que un gol del Steaua Bucarest lo obligaría a marcar tres tantos.

En otro partido, el Fenerbahce consiguió la importante victoria de 1-0 en calidad de visitante sobre el Viktoria Plzen, gracias al gol del camerunés Pierre Webo a los 81 minutos.

El cuadro turco tendrá todo a su favor en la siguiente semana tras el triunfo de este jueves en el Doosan Arena, pues será local en el conocido "infierno" otomano del estadio Sukru Saracoglu, que a muchos cuadros incomoda, por lo que los checos tendrán una tarea difícil.