3 de julio de 2013 / 01:42 a.m.

Chiapas • A 48 horas del enfrentamiento entre policías e integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, ninguno de los maestros que denunciaron mediáticamente abusos de la Policía de Chiapas ha interpuesto denuncia formal ante el Ministerio Público, informó la Fiscalía Metropolitana.

Desde el viernes pasado se realizaban las elecciones para renovar dirigencias en el Centro de Convenciones de Chiapas, ubicado en Tuxtla Gutiérrez, capital del estado, sin embargo, durante un receso y ante la falta de acuerdos, el grupo disidente denominado Bloque Democrático sitió por alrededor de 24 horas a un grupo de delegados sin permitirles alimentos, agua y medicamentos.

La noche del domingo, los profesores que se encontraban al interior del inmueble, en su mayoría delegados del Congreso Seccional Extraordinario de la Sección VII del SNTE en Chiapas, solicitaron el auxilio de las autoridades estatales para ser liberados.

Poco más de mil 500 policías estatales, municipales, PGR, observadores de Derechos Humanos, elementos de la Cruz Roja arribaron al lugar. Los cuerpos de seguridad lograron derribar las barricadas que habían colocado los disidentes en los accesos al Centro de Convenciones.

Palos, tubos y piedras salieron a relucir, registrándose un enfrenamiento entre los miembros del Bloque Democrático y los uniformados. Finalmente el edificio sede del Congreso magisterial fue evacuado y los manifestantes en vía pública se dispersaron debido al gas lacrimógeno.

Posteriormente, el Bloque Democrático difundió la versión de que el gobierno estatal los había reprimido durante el rescate de sus compañeros, en el que habría un saldo de entre 100 y 200 lesionados y decenas de detenidos.

A su vez, representantes del SNTE que habían acudido para las elecciones magisteriales pidieron aplicar todo el peso de la ley contra los dirigentes del Bloque Democrático por el delito de privación ilegal de la libertad.

El gobierno de Chiapas precisó que actúo a petición de los afectados, quienes pidieron la intervención de la fuerza pública para salvaguardar su seguridad e integridad física, sin embargo, reiteró su respeto a ese gremio, garantizando el Estado de Derecho.

Por su parte, la Fiscalía Metropolitana en Tuxtla Gutiérrez informó que la integración de la averiguación previa por el delito mencionado continúa avanzando, incluyendo los daños que se causaron a los vehículos oficiales.

No obstante, indicó que a pesar de las denuncias mediáticas del Bloque Democrático, ningún maestro se ha parado en esa Fiscalía para denunciar los presuntos abusos de autoridad por parte de las corporaciones que participaron en el desalojo.

Agregó que los terceros que salieron afectados, entre estos una sucursal bancaria cuyos cristales fueron despedazados por las piedras que lanzaron los maestros disidentes, tampoco han presentado denuncia alguna.

La Fiscalía Metropolitana precisó que, según las mismas investigaciones, si no el total, al menos la mayoría de las decenas de vehículos que también fueron apedreados, son propiedad de maestros de ambos bandos, por lo que tampoco se han querellado.

HERMES CHÁVEZ