18 de octubre de 2013 / 04:29 p.m.

La temporada de Kansas City ha superado todas las expectativas; la de Houston está por debajo del pronóstico más pesimista.

El domingo, cuando los Texans visiten a los Chiefs, habrá un duelo entre un equipo que aspira al título contra otro que intenta salvarse de un naufragio, tal como se esperaba antes de esta campaña. Pero los papeles se han invertido.

Houston es el equipo en crisis, muy lejos de los pronósticos que lo colocaban como líder seguro de la División Sur de la Conferencia Americana. Kansas City marcha invicto en vez de encontrarse en un proceso complicado de reconstrucción, tras una temporada con una foja miserable de 2-14.

Los Chiefs han ganado seis encuentros consecutivos y los Texans han perdido cuatro en fila. Kansas City es una máquina de robar balones, con 18, mientras que Houston suele ser muy generoso con los rivales: les ha obsequiado 15 veces el ovoide.

Pero los Chiefs no quieren imaginarse todavía con una foja de 7-0.

"Si haces eso, te metes en problemas", advirtió el entrenador Andy Reid, el principal responsable por el buen momento de Kansas City, equipo al que llegó antes de esta campaña, tras 14 años exitosos en su mayoría con Filadelfia. "En lo personal, no me preocupa todo eso. No he visto que les inquiete tampoco a mis jugadores".

Hay mucho de qué preocuparse en Houston, donde el quarterback Cae Keenum comenzará su primer partido en la NFL, en el lugar del lesionado Matt Schaub.

"He estado en algunos equipos que se han metido en malas rachas, que regalan el balón y que cometen errores. Esto ha sido muy, muy difícil", dijo el entrenador Gary Kubiak. "De pronto no eres el mismo. Si esto continúa, sigues buscando algo cada semana. Eso es lo que intentaremos esta semana, al cambiar las cosas y tratar de que lo malo se vaya".

En tanto, Peyton Manning recibirá un homenaje antes del partido en el estadio que ayudó a construir y por parte de los aficionados a quienes aportó muchas victorias, incluida una en un Super Bowl.

Luego de agradecer el gesto, el mariscal se concentrará en su misión habitual: hacer todo lo posible por triturar a sus rivales. Si logra derrotar a los Colts de Indianápolis, se unirá a Brett Favre en una dupla de quarterbacks que han vencido a las 32 franquicias de la NFL.

"Ya no juego aquí", dijo Manning, actual astro de los Broncos de Denver. "Pero he seguido comunicándome con algunos y he recordado esos tiempos cuando veo a alguien de Indiana en un hotel o alguna camiseta número 18 de los Colts en las prácticas. Siempre habrá una relación".

Denver y Kansas City son los únicos invictos que quedan en la campaña.

En otros encuentros dominicales, Dallas visita a Filadelfia; Cleveland a Green Bay; Baltimore a Pittsburgh; Cincinnati a Detroit; San Francisco a Tenesí; Chicago a Washington; Nueva Inglaterra a los Jets de Nueva York; Búfalo a Miami; San Diego a Jacksonville; Tampa Bay a Atlanta, y San Luis a Carolina.

El lunes por la noche, Minnesota visita a los Giants de Nueva York.

La semana 7 de la NFL comenzó el jueves, cuando los Seahawks de Seattle doblegaron 34-22 a los Cardinals de Arizona y colocaron su foja en 6-1.

AP