1 de febrero de 2013 / 01:52 a.m.

 

Monterrey • Un total de siete personas, entre ellas cuatro policías, resultaron lesionadas al registrarse un choque entre una patrulla de la Fuerza Civil y un automóvil particular, en Ciudad Solidaridad.

Versiones policiacas señalaron que la unidad oficial circulaba con torreta y sirena encendida, pues trasladaba a un detenido por asaltos, pero tal versión fue negada por los ocupantes del otro vehículo y varias personas que atestiguaron el accidente.

Este caso ocurrió aproximadamente a las 16:00 horas del jueves en el cruce de Constelación y Mercurio, en el Barrio Estrella.

Informes de la autoridad vial establecieron que en el choque participó la patrulla número 391 de Fuerza Civil, conducida por Juventino Reyes Alonso, quien resultó lesionado.

La otra unidad es un automóvil marca Honda Civic color blanco cuya conductora, también lesionada, se identificó como Artenisa Herrera Cifuentes de 33 años.

Los otros tres elementos policiacos que resultaron afectados son Oscar Cadena Castillo, Francisco Javier Maldonado Chávez y Carlos Guzmán Robledo, quienes fueron trasladados a un hospital particular por paramédicos de la Cruz Verde de Monterrey.

Por su parte dos mujeres que acompañaban a la conductora del Civic también fueron auxiliadas. Se trata de Marcela Lespron Romero, de 40 años, y su hija María Fernanda Cervantes Lespron de 11.

Del accidente tomó conocimiento el teniente de la Secretaría de Vialidad y Tránsito local, Pedro Muñoz Cruz, quien se encargaría de darle vista a la Agencia del Ministerio Público para la averiguación correspondiente.

Se estableció que el automóvil particular circulaba con vía libre por la calle Constelación de norte a sur, mientras que la RAM de Fuerza Civil lo hacía rumbo al oriente por Mercurio, donde existe un señalamiento gráfico de alto.

Al momento del percance, los uniformados trasladaban a un detenido por asalto a transeúntes, y uno de ellos aseguró que la patrulla encendió los códigos y la sirena, pero tal versión fue desmentida por varios testigos.

 AGUSTÍN MARTÍNEZ